De Grammys y otras cosas


A regañadientes y por petición de mis hijos me puse a ver la entrega de los Grammys de este año una media hora después del arranque. Pues mientras nosotros, en un “pequeño” (pero grandioso) programa independiente de radio, decidíamos por Porcupine Tree y su Fear Of A Blank Planet como album del pasado año, tarea por demás difícil entre lo que llegamos a escuchar, entendiendo que estamos bastante enfocados en la música independiente, en la “academia” de la música norteamericana, cuyo show ya cumple 50 años se dedicaba a reconocer varios aspectos de la música (verifica aquí todas las categorías, 110 en 31 áreas), incluyendo los técnicos, por las que Wilson y los Porcs son finalmente integrados (sin saber si eso es bueno), aunque la categoría (producción surround) la ganó el Love de The Beatles a cargo de los Martin y que -sin tener todavía la version 5.1 del FOABP– puedo decir que el ganador tiene un mérito por la impecabilidad del disco.

Y es que hay que entenderlo, el premio es para la música de los Estados Unidos, con pocas excepciones, entre ellas, el “best record” para Amy Winehouse, que no pudo asistir por habérsele negado la visa y lo hizo todo en forma remota. Y la academia de una u otra forma representa una industria que está sufriendo -si logra entenderlo- profundos cambios en varios ámbitos.

Lo que hace la academia ha sido cuestionado SIEMPRE (¡Vaya, hasta tienen más credibilidad los premios Oscar!a), éste último año quizá con más vigor que en otras ocasiones: basta leer varios sitios independientes y respetados en Internet. La mercadotecnia y la falta de difusión de música fuera de los afiliados a la industria, sin embargo, los hace reconocidísimos y los convierte para muchos en “el premio más importante a la música”. En cuanto a premios, prefiero los Brit Awards o los Mercury Prizes que lo que hace la “academia” norteamericana.

Hay varias cosas en las que no coincidiríamos con el punto de vista de la “academia” sin embargo, ver la categoría Alternative con Arcade Fire, Björk, The Shins y el ganador The White Stripes fué bueno (aunque sigo sin saber qué %$#!! hace Lily Allen en la categoría… ¿Será que no la suppieron poner an algún otro lado donde hiciese menos daño?).

Ver la mezcla entre el rap, el country, el jazz-pop y el rock-americana para elegir el álbum del año que se lleva un Herbie Hancock que se atrevió a hacer cosas interesantes con su disco River: The Joni Letters se antoja también difícil. Si nosotros redujimos lo que debíamos escoger a géneros si bien no cercanos, tampoco tan dispares, el Grammy se fué definitivamente hacia un lugar como mínimo bizarro.

Quizá debamos centrarnos en las coincidencias para ser positivos, pero creo que de fondo la búsqueda del éxito económico sobre el artístico habla de la dificultad para reconciliar intereses entre lo que se premia y reconoce y lo que escuchamos en este rincón del “underground” independiente, que cada vez es menos “under”.

Como ejemplo de lo anterior, lean el post del Grillo (Quejidos y más quejidos) un par de entradas antes de ésta) y vean lo que Grammy ha estado haciendo últimamente para “concientizarnos” y darnos el punto de vista de -según dicen- 17,000 miembros de la industria hacia los fans de la música (que dicha industria se encargó de convertir en consumidores y que ahora son varios cientos de millones): el sitio What’s The Download. Luego platicaremos de lo que podría sí convertirse en un cambio. Es asunto de otro post.

Anuncios

4 comentarios en “De Grammys y otras cosas

  1. Es solo el show. Realmente no creo que haya alguien que tome en serio esas premiaciones (alguien que de verdad esté en la música más allá de lo radial)Personalmente, no veo dónde está el grandioso aporte de Amy Winehouse. No lo entiendo, y para los estándares comerciales ni siquiera es guapa.Saludos!

    Me gusta

  2. ¡Quiubo Sergio!Siempre presente. Fíjate que en el caso de Winehouse no me desagrada nada musicalmente hablando y sus 5 premios aunque podrían parecer fuera de base, es mucho mejor a que se lo hayan entregado a otro artista (al menos es mi opinión).En fin… Grammy’s son Grammy’s y ojalá tuviésemos su capacidad financiera para mostrar otra clase de música… pero no la tenemos porque ellos son ellos y nosotros nosotros y por eso estamos día a día dándole a este esfuerzo por hacer que la música que nos llega y/o buscamos sea más escuchada.Gracias por la visita y seguimos en contacto.

    Me gusta

  3. Ciriaco! No entendi tu parrafo donde hablas sobre la elección de mejor disco del año. Herbie Hancock tiene más medula músical que todos los nominados juntos, igual y el premio se lo merece por seguir haciendo música a pesar de todo.Creo que Sergio tiene razón es sólo el show, y los premios dicen más sobre a quien le están apostando los de las disqueras para que les hagan más dinero que verdadero mértito músical.Hay un gran indicador de lo aberrante de estos shows (incluyo a los Oscares en este comentario)el hecho de que una sola producción pueda llevarse más de un premio, osea que participe en varias categorías. Si el album es tan grandisoso en tantos aspectos, pues que compita en sólo la categoría de mejor album, pero no me lo repitas en todas la categorías. Eso habla de tres cosas: el sistema está estúpido, los jueces son flojos, y finalmente aparentemente la industria disquera sigue pensando que somos unos “cuadrados” (por no usar otra palabra) que pensamos que más es necesariamente siempre mejor y sólo nos llamará la atención comprar un album u otro si porta la gloriosa etiqueta de “Ganador de 5 premios grammy”.Creo que estos premios, así como los reviews de las revistas y multiples sitios, deben de ayudarnos a conocer de la música y enseñarnos algo que pueda valer la pena escuchar. Decir que sólo un album es relevante durante todo un año significa un esfuerzo de reducir la complejidad mercadotecnistica de la industria. Hacen falta más programas y sitios como Eufonia que como cualquier otro medio noticioso de calidad, existen para prestar un servicio valioso.

    Me gusta

  4. Lo que trato de indicar en ese párrafo, probablemente muy mal escrito es que la diversidad de géneros que trata de concentrar en un solo premio es al menos “bizarra” por no decir que es imposible un solo premio a lo mejor del año si tomas en cuenta toooodos los géneros que la susodicha academia trata de abarcar.En ningún momento dije -si es lo que entendiste- que estaba mal que se lo llevase Hancock. Creo que es buen disco y desconozco si yo le hubiese dado ese premio.Nosotros batallamos para definir a Porcupine Tree como lo mejor y los géneros que tocamos no son tantos.Saludos,

    Me gusta

Deja un comentario / Leave reply

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.