Subject To Thoughts: From Sunrise To Sunset

Subject To Thoughts
From Sunrise To Sunset
(Independiente)
2007
[ambient (prog) rock]
Prod: Subject To Thoughts
Site: http://www.subjectothoughts.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/subjecttothoughts
Eval: 3/5
Art(e):

Tracks

  1. From Sunrise To Sunset (11:51)
  2. Staring Into The Sky (4:34)
  3. The Light Seen (7:25)
  4. A Sign In Belief (6:36)
  5. The Powerful Serenade (4:37)
  6. Closer To Salvation (5:54)
  7. Whisper (5:39)
  8. Into The Horizon (9:19)
  9. The Morning Emerges (7:47)
  10. Beneath The Questions (6:14)
  11. Revelation To The Answer (6:03)

Músicos/Musicians

  • Mark Mendieta – guitarra + bajo + batería + teclados + voz
  • Brandon Strader – voz + guitarra (solos)

Reseña/Review

A unas tres horas de donde escribimos, en Brownsville, TX, Mark Mendieta sacó el año pasado el tercer disco en una entrega de cuatro álbumes en un concepto que terminará con The Culmination y proyecto que llama Subject To Thoughts y que en esta ocasión se acompaña de Brandon Strader sólo para la voz principal y los solos de guitarra.

Personalmente no había escuchado su material anterior, por lo que de mi parte no podría haber comparaciones, aunque dandome algunas vueltas por la red, parece que el concepto mejora con esta tercera entrega. Vamos pues a revisar lo que escuchamos durante unas semanas.

El álbum arranca con la homónima From Sunrise To Sunset, con un beat bastante letárgico que es ayudado por las voces para generar un mood lento durante casi 12 minutos que incluye pocos cambios en la estructura, aunque se alcanza a notar un tono progresivo en lo que hace la banda (curiosa selección para el track de entrada, dado que no puedo decir que sea el que despide más energía), sin embargo el mood oscuro y en lamento, así como algo que me cuesta explicar y que pueden ser todos los fondos de teclados y un par de cosas que hacen la guitarra en los solos, además de algunos cambios durante los 12 minutos, son razón suficiente para despertar la curiosidad y seguir escuchando.

Staring Into The Sky arranca más contundente, lleno de sonidos sintéticos que mandan el track por momentos cerca de un ambient-new age-electrónica, entrando luego la voz suave, (a veces por el procesamiento se llega a escuchar desganada), llena de ecos en un tono que baja la agresividad inicial del track que, al igual que el inicial, te mantiene atento hasta que llega un cambio que se antoja brusco,   como mínimo sorpresivo, después del silencio, un cambio finalmente pero el primero de varios en otros tracks que o bien se convertirán en un sello a asimilar por quienes sigamos a la banda o bien tendrán que trabajar más en lograr…

 El mismo mood se hereda a The Light Seen, más pausada, casi en drone, con un cambio a mitad del track que funciona bastante mejor que en el anterior track, levantando el ánimo tanto en la canción como -diría yo- en todo el disco: llenando de guitarras y distorsión y animando el track, mientras teclados y sonido de piano eléctrico atrás mantienen el beat a lo largo de este segundo movimiento.

Uno de los tracks que más disfruté, lleno de teclados y guitarras saturadas (que no necesariamente distorsionadas) fué A Sign In Belief, donde el mood es bastante más alegre, llevados mucho por el beat de la sección rítmica que, sin ser acelerado, anima bastante el aura del disco y de nuevo un cambio después de un silencio que funciona, sin embargo existe otro cerca del minuto 4:30 que parece que le falta pueda embonarse mejor a la canción y hasta desorienta… en un track completamente instrumental.

Por cierto habrá que decir que el sonido en el álbum aunque se nota el esfuerzo por mantenerlo razonablemente bien cuidado (cosa que en lo general se logra), en varios momentos se alcanza a notar su manufactura casera, dejándonos en ciertas partes ese sonido que si se trabajase más, ayudaría disfrutar mejor el disco.

Con toques lejanos de psicodelia y de nuevo con un tiempo más pausado, las voces que se arrastran, The Peaceful Serenade, podría parecer que es con el tipo de track con el que la banda se siente más a gusto… un bajo lento con sonidos de piano y guitarras saturadas que se oyen bastante bien.

El disco continúa con un vaivén de tracks que aceleran más o menos el beat, dentro de un mismo esquema con algunos chispazos de genialidad dentro de las transiciones en los cambios de cada track (Closer To Salvation, que es uno de los tracks quizá más progresivos). El mood, composición y ejecución, sin embargo se reconoce ya, se reinterpreta  y, en ocasiones, podría estarse repitiendo de más… parecería que los músicos se autolimitasen a momentos (y no lo deben hacer: pasajes como el inicio de Into The Horizon lo muestran, pueden moverse en otras direcciones dentro del estilo ya impuesto).

El disco cierra con un track “suave” con sonidos de piano y fondos llenos de sintetizadores…. bueno, su “balada” que después del primer cambio se crece y acelera, dejando buen sabor de boca de lo que podrá hacer la banda cuidando algunas cosas. Desafortunadamente tuve problemas al escucharlo tanto en la computadora como en el estéreo… se cortó unas cuantas veces….

Este proyecto tiene potencial, entra en espacios que no son utilizados frecuentemente. Habrá que trabajar en pulir aún más el sonido y quizá (eso se lo dejamos obviamente a la banda) en algunos aspectos de la composición. Por lo pronto seguiremos esperando The Culmination y, con suerte, un quinto disco ya fuera del conecpto.

Anuncios

The Exploding Madonna: The Exploding Madonna

The Exploding Madonna
The Exploding Madonna
(Independiente)
2005
[dark hard psychedelic rock]
Prod
: Paul Burdack + The Exploding Madonna
Site: http://www.theexplodingmadonna.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/theexplodingmadonna
Eval: 4/5
Art(e):

Tracks

  1. Space (3:27)
  2. Joe Namath’s Laboratory (4:19)
  3. Beneath Naked Heaven (6:18)
  4. Hyperxiological Sky (9:08)
  5. The Stansbury Case (3:38)
  6. Blank Space Ocean (5:06)
  7. Mary In Slow Motion (8:27)

Músicos/Musicians

  • Paul Burdack – guitarra + sintetizadores + samples
  • Mike Coleman – batería + sintetizadores + samples
  • Christian Fabian – voz + bajo + sintetizador

Reseña/Review

Desde Florida (Tallahassee, para ser exactos) este trío entrega una extraña y oscura energía a lo largo de todo su primer álbum en forma y que bien se puede considerar su debut. Muy bueno.

El inicio, bastante oscuro a base de lo que parecerían ser tubos que se silencian dando lugar a la batería a toda una cortina de distorsión dan comienzo al disco dejándote a la espera, mientras aparece una voz en off, algo exagerada y que de alguna u otra forma me recordó a Roundhead, hasta que sale el off y aparece el desgarre de una voz entre gritos y una energía muy buena que la banda logra transmitir en Space, el track que abre y muy bien, sobre todo porque la sección rítmica se oye bastante sólida y eso… eso es vital.

Después de la dosis que nos dan en Space, la cosa parecería cambiar al inicio de Joe Namath’s Laboratory, de nuevo con voces en off al inicio, claro que cuando oyes el platillo preparándote para la explosión, sabes que ésta se va a dar al acelararse el ritmo y rápidamente te llenas de distorsión nuevamente en un track que tiene algo de Peter Murphy (voz y oscuridad, aunque la voz a momentos -cuando se exagera-  se combina en su timbre con la de Peter Garrett, ojo: en este track)  con sobredosis de adrenalina y tintes de psicodelia… cool.

El disco sigue un tono similar, aunque un poco más calmo en Beneath Naked Heaven, que se adentra en una calma psicodelia con herencias de Floyd en la guitarra y en la arrastrada vocalización. Un excelente track que me ganchó desde los primeros acordes, quizá porque esperaba otro embate de distorsión y no sucedió y la espera se convirtió en una calma que cambió el tono del álbum dándo ese respiro necesario para el libre fluir de la música cuando escuchas un álbum completo. ¡EXCELENTE!

Y viene otra experiencia: Hyperxiological Sky, explotando al inicio un bajo trepidante, más no tan intenso, mientras la voz llena, distorsionada mientras el grito “rompe” (literalmente) el track, para volver a comenzar de las cenizas… tomándose todo su tiempo… todo un trip lleno de psicodelia. Bueno lo que hacen en este track… b-u-e-n-o.

En The Stansbury Case, la banda arranca con bombo, platillo y piano generando un ambiente casi de concierto en estadio para dar lugar nuevamente a gritos, viajando entre un mood más emo-postpunk. Bastante energia desplegada, habrá que decirlo.

Las voces en off regresan en Blank Space Ocean, un track más lento, con tintes casi de western de Morricone, entre gritos desgarradores, mientras va creciendo en un retro interesante y que de nuevo cambia el ritmo.

El disco finaliza con un track más energético: Mary In Slow Motion, que luego se convierte (esperen al minuto 3, la entrada de las guitarras acústicas, le da una sensación totalmente diferente al track y a la banda) en un trance que es una delicia y con el que cierran magistralmente su primer álbum.

La banda anunció a finales del pasado año estar trabajando en un nuevo disco. Tendremos que hacernos de él a como dé lugar. Viajes como los que regala esta banda son necesarios y también cultivan…

Una vertiente psicodélica hard muy interesante… vale la pena, búsquenlos y sigan a esta banda.

Christopher Wilson: Read On

christopherwilson readon

Christopher Wilson
Read On
(Cattle Call Records)
2006
[pop rock]
Prod
: Christopher Wilson
Site: http://www.christopherwilson.us
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/christopherwilsonmusic
Eval: 3.5/5
Art(e): Michele Sauers

Tracks

  1. Out Ther Eddy (4:07)
  2. The Loop (4:13)
  3. Read On (5:13)
  4. If Only (4:10)
  5. Diane Drove (3:27)
  6. Pulling The Wool (4:02)
  7. Opening The Lotus (4:18)
  8. Without Me (3:07)
  9. Facelift (5:23)
  10. No Such Thing (3:36)
  11. Circle Of Palms (4:54)
  12. Smoke & Mirrors (4:46)

Músicos/Musicians

  • Christopher Wilson – voz + guitarras + bajo (2,3,6,11) + pandero (6,7)
  • Mateo Rhodes – pedal steel + voz (1) + efectos (1,4,6,8)
  • Justin Pace – batería + percusión + palo de lluvia (3)
  • Carl Sandin – bajo (1,5,8-10)
  • Thomas Hilton – bajo fretless (4,7,12)
  • Ian Varley – hammond (3) + piano (4) + prophet (9) + rhodes (12)

Reseña/Review

Después de East Mall Daze, el de Houston vuelve con un disco con más rock y -en mi opinión- bastante mejor en varios aspectos. Si el primer disco reseñado era un esfuerzo con buenos resultados, Read On muestra a un Christopher Wilson más maduro, colocando a los instrumentos en su correcto lugar, privilegiando más la canción que a algún instrumento.

Baste escuchar los primeros sonidos sintéticos y el ritmo de Out There Eddy un track más bien pop, aunque bastante movido, y las cosas comienzan bien, aunque la voz y todo ya te recuerda a Wilson y parecería que East Mall Daze continuara quizá con más energía y con mayor producción… sin embargo la música de Wilson madura y tiene hasta algunos momentos más duros, más de rock con The Loop, un track simple, aunque bien logrado, con momentos buenos (escuchen las partes donde hay coros, cómo suena la guitarra eléctrica) pasando del pop a algo más rock como dije, y sigue siendo un track mucho muy digerible.

Los sonidos del rainstick o palo de lluvia arrancan el track homónimo al disco, que parecería ser un track más folk hasta un poco antes de los dos minutos, en donde vuelve a generarse un cambio bueno en un track que se va acercando al neo-country con bastantita energía, igual sucede con If Only, casi entrando a terrenos folk-country, bien podría ser continuación del anterior album, aunque se nota bastante la madurez -sobre todo en la producción y composición- en Diane Drove vuelve a darse ese cambio que tan bien podría desarrollar Wilson hacia un pop rock o bien rock, que aunque puede pulirse, presenta ya una buena e interesante promesa.

Las cuerdas de metal vuelven a resonar en el inicio de la interesante Pulling The Wool, ya con el sello de Wilson. Buen track que navega entre el alt y el indie y sin ser un track “duro” tampoco puede considerarse una melodía tranquila. Casi sirve de introducción a otro tack del mismo corte… Opening The Lotus, bastante americana y con un sonido que Wilson puede explotar y ojalá lleve más allá.

Una movida Without Me (nuevamente del lado del rock) nos lleva a la que quizá es mi track favorito, desde el sonido inicial del bajo: Facelift, bastante fuera de lo normal dentro del disco y sin embargo, logrando combinar sonidos folk (escuchen los coros) y tonos de himno todo en un solo track.

Los siguientes tres tracks nos dejan con la sensación de que Wilson puede seguir evolucionando hasta llevar su música a niveles bastante más interesantes, sean temas dinámicos, como No Such Thing o más pausados como Circle Of Palms, la evolución que les mencioné es notoria en estos últimos tracks (incluyendo mi favorito Facelift)  Buenas esperanzas, seguiremos -espero- escuchando de Christopher en el futuro y esperando que las cosas vayan cada vez mejor.

¡Saludos de nuevo hasta Houston (y pronunciado como “Hust’n”, no “Houseton”)!

Days Between Stations: Days Between Stations

daysbetweenstations

Days Between Stations
Days Between Stations
(Bright Orange Records)
2007
[post art prog rock]
Prod
: Days Between Stations + Jon Mattox
Site: http://www.daysbetweenstations.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/daysbetweenstationsband
Eval: 4.5/5
Art(e): Sepand Samzadeh

Tracks

  1. Requiem For The Living (13:25)
  2. Either/Or (7:33)
  3. Intermission 1 (2:13)
  4. How To Seduce A Ghost (4:55)
  5. Radio Song (4:23)
  6. Intermission 2 (1:36)
  7. Laudanum (22:13)
    Part I: A Long Goodbye
    Part II: Every One Is Here But You
    Part III: Nowhere
    Part IV: The Wake

Músicos/Musicians

  • Oscar Fuentes – piano + sintetizadores + programación + guitarra acústica (3) + bajo (5)
  • Sepand Samzadeh – guitarras + sintetizadores + vocoder (5)

con/with

  • Jeffrey Samzadeh – voz (1)
  • Jeremy Castillo – slide guitar (1) + guitarras (4, 7)
  • Jon Mattox – batería + percusión (1,2,4,5,7)
  • Vivi Rama – bajo (1,2,4,7)
  • Hollie – voz (2)
  • Marjory Fuentes – voz (3)
  • Jason Hemmens – sax (5,7)
  • Sean Erick – trompeta (5,7)
  • Kevin Williams – trombón (5,7)

Reseña/Review


by Ciro Velázquez

Whoa!

¡Vaya trip el que regala este dúo basado en Los Angeles!. Comienzas con un ambient con 6 minutos en donde tienes toda la sensación del post, con la añadida angustia de estar escuchando un anticlímax, a pesar de la excelente entrada del bajo y donde apenas lo que oyes son lamentos iraníes (y no me interpreten mal: esto realmente te tiene a la espera de qué sigue, no lo digo en tono negativo: todo lo contrario, el track logra dejarte 6 minutos en suspense y nunca quise darle fast forward al track, ¡vaya sensación!), luego la cosa cambia y comienzas a sentir que estás escuchando a la versión americana de Pure Reason Revolution, hasta llegar al último par de minutos con un pequeño Grand Finale… y es sólo el primer track: Requiem For The Living. De veras que desde los primeros sonidos del disco sabes que tienes algo importante enmedio de los oídos (y, por cierto, también entre las manos, la presentación del disco también es muy buena).

Oscar y Sepand aparentemente han sudado la gota gorda para lograr sacar este material y puedo decir para ambos y para uds. que nos leen, que cada gramo de esfuerzo ha valido la pena. Este disco es impactante. Te lleva por varios sub-géneros que van como ya mencioné, del post, pasando en ocasiones por pasajes de psych rock a-la-Floyd, tintes de progresivo  (escuchen el rock bañado de psych de Either/Or) y mucho, mucho, mucho rock. Como dato curioso, las primeras escuchadas del disco no sabía como clasificarlo, lo que más se acercaba y quizá es en el primer track era Pure Resason Revolution, pero había post, había psych, había progresivo… reviso la definición que los músicos dan a su estilo y pues uno de ellos dice que hacen art-rock mientras el otro lo define como post prog… finalmente son etiquetas, pero me dió gusto coincidir. Con todo y el manejo de varios subgéneros en el disco, sin embargo, la bnada logra una consistencia a lo largo de todo el álbum. Como músicos, este dúo hace un muy buen trabajo, y en esta entrega se hacen acompañar de parientes y amigos músicos que se siente que fuesen parte de un esfuerzo de años: todo parece perfectamente escogido para el resultado final: todo se escucha cohesionado.

El álbum es prácticamente instrumental con algunas voces en off (Intermission 1) los avisados lamentos en el track inicial y otras vocalizaciones (Hollie en Either/Or, que hace un trabajo desgarrador como en un concierto de Floyd). El mood del album es, por cierto, bastante oscuro aunque esto es quizá lo último que distingues enmedio de tanta energía auditiva.

El uso escaso pero eficaz y oportuno de los alientos (trompeta, sax y trombón) en Radio Song deja entrever que la banda puede intercalar otro tipo de sonidos y no se va a quedar en lo básico. Las cosas suenan interesantísimas en un track que tiene más componentes de tipo electrónico (“simple” uso de teclado y vocoder) y que va creciendo y creciendo y no te esperas el trabajo de los ya mencionados alientos hacia el final del track (pónganle también mucha atención a los últimos dos minutos del track final: Laudanum donde los instrumentos adquieren otra dimensión y -a mi gusto- más justa).

Luego del segundo intermedio llega “el” track del disco: los 22 minutos de Laudanum, con sus cuatro movimientos es un track que de la sensación de simpleza y elegante sencillez. Y esto se dice fácil, pero es de las cosas que considero más difíciles de lograr. La combinación de guitarras lacerantes (que no necesariamente explosivas, sobrevirtuosas o protagónicas y francamente es lo que menos esperaría aquí: no es un disco de un guitarrista solista: éste es el disco de una banda que ha trabajado para hacer su música) con el tranquilo sonido de los pianos y una sección rítmica que hace sólidamente su trabajo (ojo con el bajo) con una batería que anda más en el jazz en muchos pasajes, las percusiones y el uso del sax, la sección en donde los alientos hacen su trabajo, hasta se alcanza a escuchar -quizá por las guitarras- alguna reminiscencia del Ek-Tunkul de Jorge Reyes….francamente esta suite es una delicia… no quieres que acabe.

Impactante disco. Se dejó la vara bastante alta en espera del siguiente disco. Queremos que lo logren para seguir disfrutando de lo que hacen Days Between Stations.

Whoa!


by Jesús Díaz

He leído muchas reseñas entusiastas (como la de Ciro) sobre este disco y es con enorme alegría que confirmo que “rumors are true”, estamos ante un discazo. Lo que me sorprende aún más es que venga de una banda de apenas dos músicos (más invitados) y que además, sea en un tipo de música que es difícil de gustar a la primera. Me explico: es música predominantemente instrumental y además con un contenido visual o cinemático inusual hoy en dia, lo cual demanda más al escucha porque lo obliga a intentar asociar lo que está escuchando a alguna imagen o idea . Súmale a esto que es apenas su primer disco y entiendes entonces que la promesa de lo que vienen es -por lo menos- un compromiso gigantesco. Como cereza en un pastel, Oscar es orgullosamente mexicano y se encarga de recordarnos que el talento no sabe de geografía.

La música podríamos decir que tiene elementos del progresivo actual, como las texturas sónicas modernas a la Porcupine Tree (en sus momentos más espaciales) y algunos elementos instrumentales retro estilo Lunar Sea de Camel o Great Gig In The Sky de Floyd (ambos en la preciosa Either/Or que es mi favorita del disco). Pero no se queda ahí, incorpora fugazmente elementos tecno de manera juguetona y humorística en Radio Song, donde quizás tengamos un excelente ejemplo de progresivo bailable (¡Gulp! no creo que yo haya dicho esto).

Podría repasar canción por canción pero creo que mi compañero eufónico lo ha hecho de una manera inmejorable, por lo que quizás solo me remitiré a recomendar ampliamente este disco. Creo que ocuparía un lugar importante en cada casa de algún melómano que añore tiempos pasados pero que quiera vivir en el presente, con los elementos del presente. Sería demasiado darle una calificación perfecta porque éste es apenas su primer intento, y esa media nota que les falta para alcanzarla se le debe reservar a aquellos que lo intentan una y otra vez, sin cesar. Es pues, producto del esfuerzo.

Aun así, ¡Carajo! que buen inicio. Estaremos desde YA esperando su próximo trabajo.

Autumn’s Grey Solace: Over The Ocean

autumnsgreysolace overtheocian

Autumn’s Grey Solace
Over The Ocean
(Projekt)
2004
[dream pop]
Prod: Scott Ferrell + Erin Welton
Site: http://www.autumnsgreysolace.com/
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/autumnsgreysolace
Eval: 3.5/5
Art(e): Erin Welton + Scott Ferrell + Sam Rosenthal

Tracks

  1. Waning Faithful (2:59)
  2. Fractured (4:05)
  3. Mystify (3:31)
  4. Deserted And Desolate (3:24)
  5. New Dawn (4:03)
  6. A Brighter Light (4:21)
  7. Hunting The Beast (3:05)
  8. The Sadness Of Years Past (3:39)
  9. Memory Chambers (3:45)
  10. Evenfall (3:39)
  11. Distant Mother (4:08)
  12. Over The Ocean (4:51)

Músicos/Musicians

  • Erin Welton – voz + teclados
  • Scott Ferrell – guitarras acústicas y eléctricas + mandolina + bajo + batería + percusión + secuencias

Reseña/Review

Otra tarea cumplida tardíamente: Esta banda de St. Augustine en Florida (el primer poblado europeo fundado en la Unión Americana y arrebatado a los españoles y que precisamente acababa de visitar para ver a mis primas un par de meses antes de recibir este disco) que realmente es un dueto de estudio con un multiinstrumentalista a cargo de casi toda la ejecución y una voz femenina hipnótica y susurrante hacen una entrega interesante:

Lo que oyes es algo que ronda entre dream pop (aunque quizá únicamente por el arranque de Waning Faithful, tuve la sensación de oir new age, normalmente esas impresiones tienden a quedarse en el subconsciente, pero se encargaron de sacudirlo rápidamente la primera vez que escuché el disco hace ya tiempo) mezclado con un incipiente shoegazing. De hecho, en muchos momentos del disco podrías pensar que estás escuchando a algún seguidor de Cocteau Twins y su dream ambient pop, con una ligera pizca de no se qué que en momentos del álbum los logra hacer diferentes.

La ejecución aunque básica, es suficiente para entregar el mensaje: el manejo de la batería y el bajo no son espectaculares, sin embargo las guitarras y teclados se nota que son los instrumentos naturales de los músicos y hacen un trabajo bastante sólido.

Destacan a mi gusto Mystify (uno de los tracks más shoegazer) New Dawn (de los más cocteautwinish y si la escuchan quizá puedan entenderme cuando digo que hay algo que los hace diferentes, noten el manejo de las voces en este track) y quizá la tristeza acompañada de mandolina de The Sadness Of Years Past que se aligera e ilumina a medida que pasan los minutos. Aunque habrá que decirlo: es un disco muy consistente y por ello entendamos que está lleno de excelentes tracks: la hipnótica y envolvente A Brighter Light, a base de ese susurro de guitarras y voces; el arrullo pegajosísimo de Evenfall y de nuevo la mandolina en un track que parecería “a cámara lenta” y en donde la voz hace un trabajo extraordinario. Y por supuesto el cierre con los sonidos del mar pegando en las rocas de los islotes/fuertes españoles (claro que lo inventé) de Over The Ocean que cierran bastante bien el disco.

Un buen disco. Créeme que si alguna vez estuviste atrapado en las garras de Cocteau Twins, éste dueto es un excelente relevo.

Jamie Barnes: Honey From The Ribcage

jamiebarnes honeyfromtheribcage

Jamie Barnes
Honey From The Ribcage
(Silber Records)
2005
[indie folk]
Prod:
Site: http://www.jamiebarnes.net
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/jamiebarnes
Eval: 3.5/5
Art(e): Kerri Horine

Tracks

  1. Second Guess My Own (4:02)
  2. Snow Angel (3:51)
  3. Red Prescription (3:01)
  4. Pearly Gate & Son Pest Control (3:17)
  5. Three Suns (5:00)
  6. The Sword That Divides (3:51)
  7. Black Lung (3:21)
  8. Oil Rig (4:34)
  9. All This Things Are So (4:10)
  10. White Owl (4:50)

Músicos/Musicians

  • Jamie Barnes – voz + todo (a excepción de:)

con/with

  • Will Cummings – voz+teclados(3) + ebow(10)

Reseña/Review

No puedo creer que lo haya vuelto a hacer… Me quedé demasiado tiempo disfrutando este disco sin publicar la reseña (casi creo que es a propósito y me quiero guardar la música de Barnes para mí mismo como tesoro…. my precious…).

El disco comienza con lo más parecido a una continuación de The Fallen Acrobat, con una Second Guess My Own, mi track favorito del disco, que de arranca casi alt-country (en esa línea extraña que lo une al folk y al singer-songwriter) para luego en los coros destapar y reconocer al Jaime Barnes del debut, aunque con claras e íntimas referencias a él mismo. Porque el disco que tenemos enfrente es bastante más intimista que el anterior, igual se puede decir que bastante más oscuro/triste a veces en las letras, pero igualmente escuchable y disfrutable

Snow Angel, de alguna manera triste y tirando al alt-country es una pausa en donde Barnes elabora más (aunque en mi caso, el resultado es de alguna manera plano) en algunos pasajes sobre el sonido de unos tristes arpegios guitarra (que francamente es la escencia de su “bedroom-pop”).

Red Prescription, aunque sigue el tono triste se enriquece (banjo de nuevo) con un poco más de coros y seguramente tiene que ver con el problema de salud de Barnes en el que se vió afectada su memoria a causa de los medicamenteos que le prescribieron, siendo la segunda referencia a esta situación después del primer track.

Pearly… lo-fi, con un tono más folky en base a guitarras y un sonido bajo de banjo se oye suficientemente interesante para sobresalir en el disco, dentro de su sencillez e intrigante letra.

El tono contrastantemente oscuro entre la música-letra y la dulce voz de Barnes continúa en Three Suns, que finalmente deja un pequeño mensaje esperanzador en metáforas muy íntimas. Entran de nuevo los arpegios en un arrullo muy al estilo de Fallen Acrobat con The Sword That Divides, donde hay más trabajo de voz y prácticamente escuchamos a Barnes sólo con su guitarra hasta el último minuto donde más elementos le alcanzan a dar una profundidad distinta al track.

Regresa más protagonista (aunque muy al fondo) el banjo y las campanitas en otro track siempre minimalista: Black Lung, que no puedes dejar de tararear aunque sientas que pronto se desvanece y tienes que volver a oirlo… un track arrullador y simple, como los que sabe hacer Barnes. Oil Rig, arranca en una línea muy similar con un banjo a base prácticamente de dos o cuatro notas, donde se oye algo parecido a una tabla y sonidos tipo cítara que enriquecen el track… y sigue todo muy parecido con All This Things Are So (donde quizá hay un mayor trabajo en los coros y el banjo complementa el trabajo de la guitarra).

Cierra el disco con White Owl, uno de los tracks más elaborados del disco (en este caso, esto es un decir conociendo el esquema simple y minimalista en que Barnes compone su música), acompañado de ebow en un track casi ambiental, más atmosférico, en donde la voz aunque trata de fusionarse con ese mismo ambient resalta clara y suave, vuelve a arrullar prácticamente envolviéndote entre campanitas, su sempiterna guitarra y dos o tres sonidos colocados a lo largo del track.

Barnes y su segunda entrega que sigue siendo basada en el dilucidar y componer para sí mismo se nota más en este disco, con un mejor sonido (aunque el lo-fi del anterior sonaba bastante bien, como hecho a propósito), continúa en la linea que plantó en Fallen Acrobat. Me enteré el pasado 2007 que firmó ya un disco con otra casa disquera, esperemos que las cosas continúen tan bien como con Silber, que lograron ver el talento de este músico (como dicen en sus etiquetas) “de dormitorio” que hace esta música que llega y que puede acompañarte en varios moods (los de calma o reflexión sobre todo) o bien -como en el caso de este disco- te lleva al cuarto de Barnes a meterte en sus momentos más íntimos y en su aparentemente solitario y -muchas veces melancólico- esquema de manejar la música.

Confieso que me faltó un For Centuries en este disco, aunque lo disfruté y lo he traido en mi compañía en momentos de calma…

Fair To Midland: Fables From A Mayfly – What I Tell You Three Times Is True

fairtomidland fablesfromamayfly

Fair To Midland
Fables From A Mayfly: What I Tell You Three Times Is True
(Universal Records/Serjical Strike)
2007
[prog nu metal]
Prod
: David Bottrill
Site: http://www.fairtomidland.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/fairtomidland
Eval: 4.5/5
Art(e): James Riches

Tracks

  1. Dance Of The Manatee (4:10)
  2. Kyla Cries Cologne (4:01)
  3. Vice/Versa (3:55)
  4. The Wife, The Kids, And The White Picket Fence (3:29)
  5. April Fools And Eggmen (4:45)
  6. A Seafarer’s Knot (4:11)
  7. A Wolf Descends Upon The Spanish Sahara (4:13)
  8. Walls Of Jericho (3:46)
  9. Tall Tales Taste Like Sour Grapes (4:02)
  10. Upgrade Brigade (5:16)
  11. Say When (7:15)

Músicos/Musicians

  • Brett Stowers – batería
  • Cliff Campbell – guitarra
  • Darroh Sudderth – voz
  • Jon Dicken – bajo
  • Matt Langley – teclados

con/with

  • Claudio Vena – violín + viola (8,9)

Reseña/Review

Fichados personalmente por Serj Tankian (System Of A Down) para su sello. Esta banda de Dallas se considera completamente ecléctica, lo que se comprueba a lo largo de este album donde algunos tracks se llenan más de la agresividad y los gruñidos de bandas que andan en el nü metal (y hasta thrash) y en otros se llena más de pinceladas progresivas y hasta pasajes dulces dentro de la estridencia organizada y bien ejecutada de esta banda . Narro lo que sucedió en la tercera escuchada (ahora sí a fondo), la definitiva para escribir esta reseña de un disco que es una pequeña joya:

Al inicio, imaginé -por la agresividad de las guitarras y la voz- otra banda más de nü metal, en un track muy en esa onda y que aparentemente fué el hit en su presentación en Coachella 2007, Dance Of The Manatee…. y sí, es bueno… si te gusta el género, aunque notas también algo que no logras descifrar en esta primera canción… que goza de gruñidos y cambios impactantes (recordando a varias bandas a lo largo del track, incluyendo a System Of A Down, por cierto, pero con un uso de rangos vocales impresionante, sin ser lo que más llame la atención), sonido muy americano y bueno…. debo seguir escuchando el disco.

El inicio a base de teclados y guitarra arpegiada de Kyla Cries Cologne con el clásico cambio a la estridencia de la guitarra distorsionada (pero con el piano atrás) y la entrada de la batería cambia mi percepción de la banda un poco. Sigue siendo nü metal, pero algo (quizá en los primeros versos de la voz, únicamente) me recordó a A Perfect Circle y la cosa se pone en extremo interesante, sin que éste sea el track más atractivo, pero los sentidos deben poner más atención.

El disco comienza entonces a usar sonidos y estilos de varias partes: de nuevo una voz a-la-Keenan al inicio en Vice/Versa, sonidos tranquilos que se violentan (se disfruta mucho la sección rítmica), voces y notas más dulces enmedio de los arranques de distorsión en The Wife, The Kids…, y así sucesivamente, sin quitar más que por algunos segundos en ciertos tracks la etiqueta de un nu metal bien elaborado con atisbos de lo que sea que hagan Tool o A Perfect Circle… indescifrable… (sino escuchen el intro de teclados de A Seafarer’s Knot).

El disco -en mi opinión- da un giro impresionante (y vaya que esto es un decir, porque a veces esto sucede no una sino varias veces en un mismo track) a partir de A Seafarer’s Knot, acercándose más y más a ese género sin nombre que ha alimentado Tool en los últimos años (y NO digo que suenen igual, aunque los haya producido el mismo Bottrill) y así se sigue con cosas que aparentemente pueden ser más tranquilas y que -en mi opinión- suenan más elaboradas.

Esto no se puede deber más que a una excelente ejecución de los músicos, una composición que se atreve a hacer de todo y todo funciona. Debo decir que los teclados juegan un papel importantísimo en la banda (y no porque sobresalgan, sino porque están puestos en el lugar adecuado en los momentos adecuados), que cuenta también con una base rítmica sólida, brutal -diría yo- si lo juntas con las guitarras.

Dicho lo anterior, pónganle atención a lo que sucede con Tall Tales… y el violín (¡excelente track! escuchen la guitarra), Upgrade Brigade (de nuevo la guitarra, pero ah que bién trabajan los teclados y ni que decir de el bajo y batería… aunque esto sucede en toooodo el disco) y por sobre todo a Say When y su larga introducción de teclados (uno de mis dos tracks favoritos del disco), solos de guitarra, un mood que envuelve y el final… mejor escúchenlo.

Fair To Midland muestra que las etiquetas son obsoletas y que la unión sensible, entusiasta e inteligente de influencias e ideas de los varios miembros de la banda pueden lograr frutos muy interesantes: todo se vale, si sabes lo que quieres hacer y tienes la habilidad para hacerlo.