Andrew Bird: Noble Beast

andrewbird_noblebeast

Andrew Bird
Noble Beast
(Fat Possum Records)
2009 [01.20]
[indie folk pop]
Prod: Mark Nevers
Site: http://www.andrewbird.net
Tracks @ MySpace:
Eval: 4.5/5

Tracks

  1. Oh No (4:20)
  2. Masterswarm (6:35)
  3. Fitz and the Dizzyspells (3:36)
  4. Effigy (5:06)
  5. Tenuousness (3:51)
  6. Nomenclature (2:54)
  7. ouo (0:20)
  8. Not A Robot, But A Ghost (5:37)
  9. Unfolding Fans (0:57)
  10. Anonanimal (4:47)
  11. Natural Disaster (4:18)
  12. The Privateers (3:24)
  13. Souverian (7:18)
  14. On Ho (1:08)
  15. Take Courage (Bonus)(6:51)

Músicos/Musicians

  • Andrew Bird – violín + voz + guitarras + silbidos
  • Martin Dosh – percusión + teclados + loops
  • Jeremy Ylvisaker – guitarra + bajo + organo

Reseña/Review

Andrew Bird impresionó en 2007 con Armchari Apocrypha… Lo he seguido desde su Bowl Of Fire, cuando comenzó a diversificarse del jazz característico que originalmente arrancó con su banda y, aunque eran unos cuantos tracks que realmente disfruté de The Swimming Hour había algo bastante característico y destacable en la música que componía el de Chicago. Había que seguirlo.

Ahora, creo que puede sentirse tranquilo, ha estado creciendo y perfeccionando un sonido que se vuelve característico y trae algo que no puedo llamarle de otra forma que no sea un aura que genera expectativa y -al menos- la cumple. Para mí está sobrepasando esa expectativa en cada álbum.

Y hoy (que ya se convirtió en mañana, mientras escribo) salió ya el álbum Noble Beast. En este caso no hablaré de la edición especial (de la que me voy a hacer) sino de la normal, aunque con un Bonus en mi sitio de suscripción (l-e-g-a-l) para comprar música en línea.

Lo único malo que puedo decir del disco es que arranca con la mejor canción… (y esto ya es un decir) Oh No, que escuché en primicia en su sitio y que no me pude sacar de la cabeza desde la primera vez que la escuché. Un track lleno de violines y arrancando con los silbidos de Bird (de veras que lo hace bien y lo ha convertido en parte de su sello sin parecer abusar de él). Con un ritmo más bien pop, pero con un arte por encima de varios. De verdad precioso… Simple, aunque lleno de sonidos, de guitarra, un buen trabajo de la percusión y sobre todo la voz apasionantemente tranquilizadora de Bird y los coros… cool, cool!

Ya con ese track vale la pena hacerse del disco completo. En serio, porque aparte no te vas a arrepentir de seguir escuchando. Las guitarras un poco más serias y a un ritmo menos alegre, Masterswarm se abre camino con un cambio de mood, que sin embargo sigue llegando y pegándote al estereo… noten bien el cambio a los 70 segundos con un ritmo más alegre… con un casi bossa-nova lleno de violines que escurridizos aparecen por aquí y por allá que incluso son los que generan los “solos” que -para mi caso, por el cariño al instrumento- me parecen acertadísimos punteando y tocando, mientras el silbido casi parece un theremin hasta que va haciendo un fade a base de palmas y percusión… ¡qué bonito! (¡Vaya que estoy disfrutando este disco y sólo llevo dos tracks!).

Unas guitarras en ritmo sincopado arrancan Fitz and the Dizzyspells, más digerible, más comercial en su arranque y con el sello que viene cocinándose desde hace unos tres discos, violín punteado y toda la cosa que luego se vuelve el protagonista con otro solo que acompaña de silbidos casi demasiado “naives”, demasiado bonitos, pero que a Bird le terminan funcionando.

El mood cambia un poco con el loop incial a base -nuevamente- de punteo de violines, mientras el violín con arco ejecuta encima, hasta que entra una guitarra acústica de tono simple pero casi solemne en Effigy. Un track más tranquilo, que no por ello menos interesante, más folk, más para poner atención.

Regresan los sonidos curiosos e interesantes con Tenuousness, otro track que arranca en un tono altamente folk y donde habrá que poner más atención en las voces, el uso de palmas y el sempiterno violín que aunque está ahí, a veces tiende a “desaparecer”. Buen track sin ser una sorpresa… agrega al álbum, incluso hasta como buena introducción a Nomenclature, mostrando, como en muchos otros tracks, cómo puede generar eufonía de palabras hasta pomposas en un track pop, tranquilo, agradable. Very cool indeed.

Se da paso después de un puente experimental de 20 segundos (ouo) a una introducción, digamos, también experimental de percusiones y silbidos cortos que derivan en un track atípico que, sin embargo me recordó (sin ser igual) los tiempos del Bowl Of FireNot A Robot, But A Ghost, que agarra cierto aire quizá hasta latino (apoyado en mucho por la percusión y las guitarras). Otro experimento sónico ahora más largo, (Unfolding Fans) da pie, nuevamente a un inicio experimental que llega a sonar a una eviolución (más experimental) de Armchair Apocrypha, puesto que evoca sonidos y alguna porción de mood, por ciertos pasajes, aunque hay que poner atención a loops, violines, palmas y -como en varios tracks de los discos de Bird- a la vocalización (en esta ocasión rapidísima en un par de pasajes) de Bird, acompañando a otros instrumentos, mientras el track se convierte en algo más alternativo, más rock incluso, otro track digno de resaltarse: Anonamimal.

Bird vuelve con un intro más folk a base de guitarras a un track cargado de sentimiento (el sonido de banjo colabora, entre teclados de campanas), que lentamente va creciendo, flotando sin elevarse, mientras curiosamente el tono de Bird cambia muy poco, al tiempo que el violín y algunos sonidos de slide van llenando el ambiente en un Natural Disaster ambiguamente hermoso.

The Privateers continúa solidificando el sonido de Bird. Me gustó bastante el pequeño y significativo  cambio hacia el final del track. Souverian, el track que le sigue arranca a base de silbidos, muy bien, y va convirtiendose en otro track épico de Bird, lleno de paisajes y pasajes a lo largo de sus más de 7 minutos que nos llenan de folk, sonidos más bien pastorales, de granja, de días pasados, de aire fresco, mientras descansas entre la paja viendo al horizonte, independientemente de lo que diga la letra… hasta que llega el silencio y el cambio hacia otro pasaje hasta que entra en un último pasaje de distorsión hacia el final del track.

On Ho! es un minuto de violines tristes con los que finaliza el disco en un final inesperado, pero que les debo presumir que yo solo imaginé. Tengo un bonus track que vale la pena busquen y que les presumo que es una maravilla y hasta ahí se los dejo, entre silbidos y punteos de violín.

Bird logró posicionarse entre mis favoritos de a deveras con este disco. En este mood y subgénero están él y Sufjan Stevens, cada quien en su lugar y haciéndonos disfrutar de un preciosismo que viene bien y puede llevarte a interesantes estados de ánimo.

Of Montreal: Skeletal Lamping (o lo que pudo ser y no fue)

Skeletal Lamping - Cover

Of Montreal
Skeletal Lamping
(Polyvinyl Record Co)
21 Oct 2008
[pop (rock)]
Prod: Kevin Barnes
Site: http://www.ofmontreal.net
Tracks @ MySpace: http://myspace.com/ofmontreal
Eval: 1.5/5
Art(e): Peter Saville + Brett Wickens (photo: Trevor Key)

Tracks

  1. Nonpareil Of Favor (5:48)
  2. Wicked Wisdom (5:00)
  3. For Our Elegant Caste (2:35)
  4. Touched Something’s Hollow (1:26)
  5. An Eluardian Instance (4:35)
  6. Gallery Piece (3:48)
  7. Women’s Studies Victims (2:59)
  8. St. Exquisite’s Confessions (4:35)
  9. Triphallus, To Punctuate! (3:23)
  10. And I’ve Seen a Bloody Shadow (2:23)
  11. Plastis Wafer (7:11)
  12. Death Is Not A Parallel Move (3:01)
  13. Beware Our Nubile Miscreants (4:52)
  14. Mingusings (3:01)
  15. Id Engager (3:24)

Reseña

Acabo de terminar de escuchar el nuevo album de Of Montreal. Decepción. Lo estaba esperando con algo de gusto. La verdad hacía tiempo que no esperaba el release de ningún grupo o músico, normalmente acostumbrado a las descepciones. Esta vez no fue la excepción. Esto viene de un fan de la banda. Completamente fan.

Al menos mi primera impresión es muy pobre, tal vez tenga que regresar a editar esta reseña pero dudo mucho que esto vaya a cambiar. El album, tal y como lo reseñan en allmusic (y vaya que a veces exageran en ese site), es una mezcla de viñetas musicales a veces sin sentido. Si efectivamente encuentro la referencia a Prince, lamentablemente no a la parte virtuosa del músico sino a la perturbada visión del genio.

No hay una sola canción. Y eso es lo más deprimente del asunto. Siempre había encontrado una particular atracción por Of Montreal que en este mundo de pretención Kevin Barnes estaba haciendo algo original, especial a pesar de ser claramente retro y sobre todo, empujando la construcción tradicional de “canciones” en direcciones interesantes y en otras ocasiones los paradigmas musicales de un genero (psicodelia) a lugares con más valor referencial para le gente viva en este milenio. Todo esto se perdió en esta última producción.

Hay que reconocer que a pese a la pobre oferta musical esta es una labor de producción considerable, inclusive debería de llamarla titánica y se nota en la calidad del sonido, el audio, la música, la voz, pero nuevamente, no hay canciones en este album.

Bueno ya verémos que vendrá después.

Saloon: If We Meet In The Future

saloon ifwemeetinthefuture

Saloon
If We Meet In The Future
(Darla Records)
2003
[indie dream pop rock]
Prod
: Amanda Gomez + Adam Cresswell
Site:
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/saloononline
Eval: 4/5
Art(e): Paul Kelly

Tracks

  1. Vesuvius (3:23)
  2. Absence (4:07)
  3. ¿Que Quieres? (4:09)
  4. Happy Robots (4:19)
  5. Kaspian (4:26)
  6. Dreams Mean Nothing (4:04)
  7. The Good Life (4:38)
  8. Intimacy (3:42)
  9. The Sounds Of Thinking (4:08)
  10. I Could Have Loved A Tyrant (6:42)

Músicos/Musicians

  • Matt Ashton – guitarra + bajo
  • Alison Cotton – viola + melódica +bajo
  • Adam Cresswell – bajo + guitarra + melódica + sampleos + secuencias
  • Amanda Gomez – voz + guitarra + sintetizador + melódica + glockenspiel + percusión
  • Michael Smoughton – batería + percusión

con/with

  • Anna Ritchie – viola
  • Netta Swallow – cello
  • Jenny Thomley – violín

Reseña/Review

Al grano: ¡Este disco es una belleza!

Hace 5 años no teníamos el Cannibal Sea de The Essex Green, ni habían salido The 1900’s, comenzaban a salir cosas de La Buena Vida en España, lo que existía por ahí parecido (y vaya referencia) eran los irremediablemente tristes y bellos The Delgados y todo esto pensando en que tampoco estamos hablando de un retropop, sino en algo que en aquellos años se daba por llamar Indie (uno por cierto ya desvirtuado, puesto que no se parece en nada lo que escuchamos a R.E.M. aunque guarda un poco el espíritu) y que -hecho en el Reino Unido- tenía a Belle & Sebastian como máximos exponentes, mientras aparecían casi al mismo tiempo que ellos, los escoceses Camera Obscura. En Estados Unidos quizá fuese Ivy y bandas similares las que hacían lo mismo: música simple, desenfadada y que se te pegaba y no te salía del cerebro en meses. En este contexto es donde apareció Saloon y su indie con este su segundo disco. En mi opinión una de las cartas más fuertes de Darla Records musicalmente hablando.

Voz femenina (muy dulce y arrulladora) a cargo de Amanda Gomez que llega a envolverte y a hipnotizarte a momentos (¿Que Quieres?) y a llevarte a buenos momentos en lo general a lo largo de todo el disco; pop clásico, sin complicaciones con un beat de la batería básica y constante en todos los tracks (The Good Life, por ejemplo), sin por ello ser mala (todo lo contrario, aunque tienes que saber disfrutar del género y no buscar virtuosismos, sino el espíritu de simplemente dejarte llevar y escuchar, y si quieres ver lo que sí puede hacer la batería, dale una escuchadita a Kaspian, The Sound Of Thinking o a Absence); sección rítmica en donde el bajo lleva buena parte del peso, lo “normal” en el indie. Sin embargo, comienzas a agregar las cuerdas, los teclados y la cosa toma una profundidad distinta y ampliamente disfrutable.

En su género -como digo- el disco tiene de todo: el arranque simple y a la vez potente de la apertura de Vesuvius te deja espectante hasta que escuchas la voz de Gomez, dulce y curiosamente encajando con los teclados, el beat y las dos notas de guitarra que -sí con dos notas- logra uno de los tracks más dinámicos del disco. Los tonos casi de alt-country iniciales de la guitarra de Absence. La dulzura hipnótica de ¿Que Quieres? y sus sencillos arreglos para las cuerdas. Este es el track donde descubres lo que puede hacer la voz de Amanda Gomez: bello y uno de los tracks con los que yo podría definir -si es que existe como tal- al dream pop, y si tuviese que escoger otro de este disco para dicha definición, me llevaría a Dreams Mean Nothing (no dejen de poner atención a las melódicas); y finalmente el precioso cierre de la interesante I Could Have Loved A Tyrant.

Difícil escoger en este disco tracks que destaquen sobre otros. Lo veo difícil, quizá puedo hablar de los tracks que más se me quedaron pegados las varias infinitas veces que he escuchado este disco: ¿Que Quieres?, Kaspian y Dreams Mean Nothing, sin dejar a un lado The Sounds Of Thinking (¿Ven? casi la mitad del disco), y para los que requieren más beats por segundo, Vesuvius.

La banda desafortunadamente dejó de ser en 2004, después de 6 años y sólo 2 álbums (excelentes ambos), aunque mucha música “suelta” como lo hacen tantas bandas en la isla. Se editó un compilado en 2006 con singles, b-sides y peel sessions, esperemos que haya reunión para nueva música en algún momento (con eso de que se puso de moda), la esperanza es lo último que se pierde.

Jamie Barnes: Honey From The Ribcage

jamiebarnes honeyfromtheribcage

Jamie Barnes
Honey From The Ribcage
(Silber Records)
2005
[indie folk]
Prod:
Site: http://www.jamiebarnes.net
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/jamiebarnes
Eval: 3.5/5
Art(e): Kerri Horine

Tracks

  1. Second Guess My Own (4:02)
  2. Snow Angel (3:51)
  3. Red Prescription (3:01)
  4. Pearly Gate & Son Pest Control (3:17)
  5. Three Suns (5:00)
  6. The Sword That Divides (3:51)
  7. Black Lung (3:21)
  8. Oil Rig (4:34)
  9. All This Things Are So (4:10)
  10. White Owl (4:50)

Músicos/Musicians

  • Jamie Barnes – voz + todo (a excepción de:)

con/with

  • Will Cummings – voz+teclados(3) + ebow(10)

Reseña/Review

No puedo creer que lo haya vuelto a hacer… Me quedé demasiado tiempo disfrutando este disco sin publicar la reseña (casi creo que es a propósito y me quiero guardar la música de Barnes para mí mismo como tesoro…. my precious…).

El disco comienza con lo más parecido a una continuación de The Fallen Acrobat, con una Second Guess My Own, mi track favorito del disco, que de arranca casi alt-country (en esa línea extraña que lo une al folk y al singer-songwriter) para luego en los coros destapar y reconocer al Jaime Barnes del debut, aunque con claras e íntimas referencias a él mismo. Porque el disco que tenemos enfrente es bastante más intimista que el anterior, igual se puede decir que bastante más oscuro/triste a veces en las letras, pero igualmente escuchable y disfrutable

Snow Angel, de alguna manera triste y tirando al alt-country es una pausa en donde Barnes elabora más (aunque en mi caso, el resultado es de alguna manera plano) en algunos pasajes sobre el sonido de unos tristes arpegios guitarra (que francamente es la escencia de su “bedroom-pop”).

Red Prescription, aunque sigue el tono triste se enriquece (banjo de nuevo) con un poco más de coros y seguramente tiene que ver con el problema de salud de Barnes en el que se vió afectada su memoria a causa de los medicamenteos que le prescribieron, siendo la segunda referencia a esta situación después del primer track.

Pearly… lo-fi, con un tono más folky en base a guitarras y un sonido bajo de banjo se oye suficientemente interesante para sobresalir en el disco, dentro de su sencillez e intrigante letra.

El tono contrastantemente oscuro entre la música-letra y la dulce voz de Barnes continúa en Three Suns, que finalmente deja un pequeño mensaje esperanzador en metáforas muy íntimas. Entran de nuevo los arpegios en un arrullo muy al estilo de Fallen Acrobat con The Sword That Divides, donde hay más trabajo de voz y prácticamente escuchamos a Barnes sólo con su guitarra hasta el último minuto donde más elementos le alcanzan a dar una profundidad distinta al track.

Regresa más protagonista (aunque muy al fondo) el banjo y las campanitas en otro track siempre minimalista: Black Lung, que no puedes dejar de tararear aunque sientas que pronto se desvanece y tienes que volver a oirlo… un track arrullador y simple, como los que sabe hacer Barnes. Oil Rig, arranca en una línea muy similar con un banjo a base prácticamente de dos o cuatro notas, donde se oye algo parecido a una tabla y sonidos tipo cítara que enriquecen el track… y sigue todo muy parecido con All This Things Are So (donde quizá hay un mayor trabajo en los coros y el banjo complementa el trabajo de la guitarra).

Cierra el disco con White Owl, uno de los tracks más elaborados del disco (en este caso, esto es un decir conociendo el esquema simple y minimalista en que Barnes compone su música), acompañado de ebow en un track casi ambiental, más atmosférico, en donde la voz aunque trata de fusionarse con ese mismo ambient resalta clara y suave, vuelve a arrullar prácticamente envolviéndote entre campanitas, su sempiterna guitarra y dos o tres sonidos colocados a lo largo del track.

Barnes y su segunda entrega que sigue siendo basada en el dilucidar y componer para sí mismo se nota más en este disco, con un mejor sonido (aunque el lo-fi del anterior sonaba bastante bien, como hecho a propósito), continúa en la linea que plantó en Fallen Acrobat. Me enteré el pasado 2007 que firmó ya un disco con otra casa disquera, esperemos que las cosas continúen tan bien como con Silber, que lograron ver el talento de este músico (como dicen en sus etiquetas) “de dormitorio” que hace esta música que llega y que puede acompañarte en varios moods (los de calma o reflexión sobre todo) o bien -como en el caso de este disco- te lleva al cuarto de Barnes a meterte en sus momentos más íntimos y en su aparentemente solitario y -muchas veces melancólico- esquema de manejar la música.

Confieso que me faltó un For Centuries en este disco, aunque lo disfruté y lo he traido en mi compañía en momentos de calma…

Urusen: One Day In June

urusen onedayinjune

Urusen
One Day In June
(Independiente/The Almighty Rooftop Record Company)
2007 [07.31]
[acoustic pop (folk) rock]
Prod
: Peter Beatty + Ben Please
Site: http://www.urusen.co.uk
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/urusen
Eval: 4.5/5
Art(e): Peter Beatty

Tracks

  1. Vote For Me (3:47)
  2. Now That She Has Flown (5:25)
  3. Lacuna (2:16)
  4. Daylight Soon (3:30)
  5. Crone (1:11)
  6. Nosediving (5:27)
  7. Map Of Nowhere (4:13)
  8. Guitar Song (2:01)
  9. Angel (5:18)
  10. Hugo (3:50)
  11. Nobody Knows (5:02)
  12. The End Of Rob’s Car (1:44)
  13. One Day In June (6:12)
  14. Have A Go Now (1:55)
  15. Impossibly (3:41)
  16. End Of The Night (4:15)

Músicos/Musicians

  • Peter Beatty – voz + guitarra + charango + percusión
  • Ben Please – voz + guitarra + charango + piano + percusión
  • Nick Ullmann – cello + percusión
  • Jay Darwish – bajo + contrabajo
  • Rob Summers – batería + violín

con/with

  • Sam Swallow – piano + órgano + voz (coros) + trompeta
  • Chris Hutchings – batería
  • Ben Lamsden – bajo
  • Attah Ocholi – congas + bongós + voz (coros)
  • Beki Doe – violín
  • Jon Wordsworth – bajo acústico
  • Hannah Tucker – violín
  • Emily Brown – violín

Reseña/Review

Tenemos que presumir la portada, que es la de la edición especial que llegó hace algunas semanas y que finalmente reseñamos, después de escucharla cada quien y que me tocase el turno y fuese el elegido para escribir.

Los de Bath, ahora convertidos en una banda (y se nota… hay una profundidad mayor en la ejecución y esperamos que como banda continúen y crezcan más) nos entregan un producto que no puedo atribuir a otra cosa que no sea un cariño gigantesco a la música a lo bien hecho y por supuesto al talento.

Si nos asombró su debut con Life Under Seat, One Day In June es otro regalo y una buena forma de decirnos que su debut no fué casualidad. Este disco es una belleza… y más si aparte lo recibes en su edición especial, de la cual nos tocó el número 066. Un agasajo a la vista preparándote para lo que vas a escuchar…. Tiemblan las manos quitando el celofán donde viene guardado y empiezas a ver la invitación al lanzamiento (se dió el 31 de Julio de este año, aunque estuvo disponible en iTunes un par de días antes), el artwork que seguramente acompaña a la edición regular (nada de regular musicalmente hablando) ya característico con los dibujos de Peter Beatty (estilo El Principito) y curiosamente con un artilugio volador de DaVinci o bien el mismísimo Moorglade (o la imaginacion de Beatty)elevado por globos… un plus.

Con los primeras notas del piano (como si Life Under Seat continuase), pero sobre todo con la voz, regresa la magia de la banda.

Now That She Has Flown, sin embargo, siendo reconocible como música de la banda, llena el lugar donde lo escuchas: bajo, cello, la batería que envuelven el espacio y lo hacen de forma excelente, queriendo decirte: “Hey, ya somos una banda y así sonamos”. Y es que es un sonido que sigue siendo difícil de categorizar, porque no es folk, aunque suena mucho a eso, suena igual a indie pop, pero hay cosas que no necesariamente lo son… Lacuna, por ejemplo, que arranca como si estuvieras jugando con la guitarra con tus amigos, hasta que la segunda guitarra comienza a acompañar… y de un de repente suena una trompeta al mismo tiempo que la voz, con un matiz jazzy con los pianos hacia el final en este estupendo y corto track… ¿Quién dice que una canción debe medir 5 minutos para transmitir algo?. Asombroso lo que se logra en poco más de dos minutitos…

Los coros en Daylight Soon son medicina no sólo para los oídos, sino también para el alma, por más cliché que se escuche, tienen que darle una probada… un track “simple” de los que se te quedan pegados al cerebro, dulces (y hacer esto casi 16 veces en un álbum es todo un logro… y estos británicos lo hacen). Noten cómo el bajo y el resto de instrumentos y percusión dan profundidad. Bienvenida la formación de la banda.

Arranca para mí la parte interesante de la banda con Crone, un cortísimo experimento instrumental que quisieras que evolucionara y continuara por más tiempo… y que de no ser porque tiene vida propia parecería ser un puente para Nosediving, escuchen lo que pasa al minuto con 23 segundos, donde a las guitarras y voces comienzan a agregarse la batería y el cello creciendo el track y dándole una profundidad que no se había logrado en Life Under Seat. De veras les suplico que escuchen los charangos en su aparición y cómo se utilizan… a mí esto no me deja de impresionar… si estás de mood, de verdad que vas a agradecer este disco. Las cuerdas del último minuto hacen aparecer el folk en la banda por algunos segundos.

Map Of Nowhere (que, por cierto, al menos en esta edición limitada viene acompañando el artwork en una impresión que según entiendo, fué hecha a mano en una imprenta del siglo XIX, donde vienen muchos de los eventos contados al lo largo del disco, interesante) un poco más triste, acompañada por el cello es un acierto como cambio de tono dentro del álbum.

Excelente el otro cambio de apenas dos minutos de Guitar Song (si existió Piano Song en Life Under Seat, nos debían esta guitar song… instrumental de apenas dos minutos).

Con el cello que se está convirtiendo rápidamente en parte del sonido arranca la que quizá es mi favorita del disco (y esto es una locura decirlo con un disco como éste): Angel. Los violines, las voces, la letra (quizá no la mejor, pero me ganchó), los cambios los espacios con guitarra y un platillo, todo está en su lugar y vaya que en su lugar… el track se escucha sinfónico y aunque no lo sea tanto, es una canción de rock con todas sus letras. Una maravilla….

Los sonidos de charango y un sonido alegre que es la versión de un ritmo latino para la banda, que dedica a Chávez el track Hugo, quizá más por antipatía al enemigo común que al recién estrenado dictador (en estos días se dió el sí al mantenimiento de la figura presidencial en forma indefinida en Venezuela, que tiene un sistema y background muy distinto al que existe en Europa, donde quizá no se entienda lo que ésto significa por muy loables y nobles que parezcan las ideas y visiones, pero finalmente aquí estamos compartiendo la música más que las ideas, quizá la política no sea mi fuerte, ni mucho menos tema de una reseña, sino más bien de un café… ojalá lo tomásemos con la banda en algún momento) un bonito y pegajoso track, con letras mordaces e inteligentes (“you give devil a bad name“… ja!) que hará una delicia al oido al igual que el resto de las canciones.

El manejo de guitarras creciendo y madurando (escuchen los sonidos que les sacan en este track) se nota bastante en Nobody Knows, mientras se agrega el cello y violines en un track que tiene más de chamber pop, de nuevo sin serlo… oigan los pianos, y el crescendo que arranca a los dos minutos y medio. Buenísimo el track.

Otro cortísimo instrumental… The End Of Rob’s Car… si se basó en un hecho real (aparece también en el car junk en el Mapa de Nowhere), debió haber sido una gran pérdida… dedicarle un track así, por corto que sea….

Sigue la canción que da nombre al disco, One Day In June, un track lento en su inicio, que crece en el mismo beat, casi triste o más bien melancólico…. en un track que se escucha más pomposo (y no por ello menos atractivo que el resto), seguido del último “intermedio” de menos de dos minutos, ahora cantado, de Have A Go Now.

Impossibly es un track donde el bajo hace un trabajo estupendo en contraste con las voces (especialmente la de Ben). Urusen clásico….

Finaliza todo con End Of The Night un track que intenta más sofisticación y que sin ser el mejor de los tracks es un buen redondeador del trabajo realizado a lo largo del album…que no podemos más que recomendarles al igual que lo hicimos con el anterior, Life Under Seat… estamos ante una banda que vamos a seguir, no matter what… se lo ganaron con este disco.

Revisar también / See also

Life Under Seat


The Waylons: EP

waylons ep

The Waylons
The Waylons EP (Independiente)

2004
[indie pop]
Prod:
Site:
http://www.waylons.com
Eval: 3.5/5
Art(e): Justin Bilicki

Tracks

  1. To Me (3:02)
  2. Black And Blue (3:55)
  3. Stunning (2:00)
  4. Twenty Six (3:28)
  5. Pictures (4:50)
  6. Whisky (3:36)

Músicos/Musicians

  • Karl Wachter – voz + guitarra
  • Sean Leadem – voz + guitarra
  • Sandy Levering – batería
  • Patrick Cadigan – bajo

Reseña/Review

Esta banda de Brooklyn presenta este EP en el 2004, preludio a un disco completo editado a mediados del año pasado.

La música es un pop, mucho más que rock, y con tintes country en algunos track que resulta dulce al oido, con un sonido Indie a más no poder quizá por la combinación de géneros: finalmente lo que oyes son guitarras tranquilas, que por más efecto y “arremetidas” sigue sonando dulce. También fresco… Lo hacen bien. Las voces en armonía y muy americanas y no nada más por el acento: el tono suena como el de muchas otras bandas… y aún así lo hacen bien, sin ser excepcionales…las melodías todas son pegajosas.

To Me, que bien pudo haber sido un track hecho para The Monkees, y claro está que está hecho con toda intención. Muy 60’s (escuchen los coros), muy retro.

Black And Blue, en donde el ritmo se alenta… la batería adquiere una especie de tono y efecto lo-fi a momentos, las cosas se suavizan (sin decir que el anterior track no era suave), el slide en las guitarras y ese aire bohemio, de sopor que resulta bien y que has escuchado varias veces, con todo y el requinto slide de las guitarras. Un track que me gustó.

Stunning, el track lleno de matices countries, al mejor estilo -sin embargo- de varias bandas indies… no es country, es pop…. no es neo-country… es pop.

La voz a-capella entrando en Twenty-Six, que “crece” de a poco a poco, en un pop que ya reconoces, que ya has escuchado cientos de veces, no harta, pero sabes que varios están haciendo cosas parecidas… y lo hacen bien.

Pictures, más lenta, más larga, un poco letárgica, y sin embargo va funcionando y lentamente, sigue funcionando. Las guitarras hacen un buen trabajo, más desde el corazón que desde algún virtuosismo. Todo low profile….

Whisky y su arranque -otra vez- con algún matiz country, te deja más de lo que la banda ha hecho a lo largo del disco… tienes que hacer el esfuerzo de no pensar que la voz, el mood y el track lo has escuchado en varias otras ocasiones… y siempre tienes que esperar al último minuto para poder disfrutar…

Este disco, desde que lo escuché la primera vez, no le di -como a otros- skips. No es un breaktrhough, pero lo hacen bien… al igual que varios que hemos oportunidad de escuchar gracias a las bandas, los sellos y este maravilloso trabajo de escuchar música: me viene a la mente, entre otros Wobbleshop. Si te gusta el Indie y su mood puedes llegar a disfrutar a The Waylons.

Heller Mason: Minimalist & Anchored

Minimalist & Anchored

Heller Mason
Minimalist & Anchored
 (Silber Records)
2006
[folk slowcore pop]
Prod: Justin Perkins/Todd Vandenberg
Site:
Eval: 4.5/5
Art(e): Tyler Deeb + Samantha Jean Hayes (handwriting) 

Tracks

  1. After All Is Said & Done, More Was Said Than Done (3:33)
  2. Packing My Bags For Hell (3:59)
  3. I Hate Drama & You’re Being Dramatic (3:54)
  4. Drown The Villages On The Maine Coast (4:01)
  5. Barreling Towards Nowhere Like There’s No Tomorrow (3:38)
  6. Sick To Death Of Sobriety (2:07)
  7. You Called My Bluff (2:29)
  8. Minimalist & Anchored (5:59)
  9. So, This Is How It Ends? (2:49)
  10. Duluth [bonus] (4:25)
  11. Fools & Angels [bonus] (3:36)

Músicos/Musicians

  • Todd Vanderberg – voz + guitarra acústica

con/with

  • Justin Bricco – guitarra eléctrica
  • Adam Cargin – batería
  • Christopher Dietz – bajo
  • Ashlee Gene Krull – voz
  • Daniel McMahon – guitarra eléctrica + lap steel
  • Justin Mitchel – piano + trompeta
  • Matthew Rajala – guitarra eléctrica
  • Matt Turner – cello
  • Abigail Zdrale – voz + wurlitzer

Reseña/Review

Este disco es una delicia. De lo que más he puesto en el estéreo últimamente.

El toque folk (casi neocountry) en el arranque de After All… y la voz suave, susurrante de Vandenberg acompañando a su guitarra mientras se suben el resto de instrumentos (muy bien logrados) en especial el cello y las guitarras, incluyendo el lap steel convierten a este track en un pasaje obligado en el disco.

En Packing My Bags… el resto de invitados le agregan una vivacidad y alegría al track, creando un cambio de mood que se agradece en el disco, siendo un track muy ligero, válido.

Cuenta la leyenda que el disco comienza con las grabaciones de Vandenberg y su guitarra y en el estudio, entiendo, se fueron agregando el resto de instrumentos. Si esto es así, los músicos restantes hicieron una obra de arte a la par de la composición de Vanderberg. Captaron el sentimiento intimista del autor y lo “agrandaron” quizá haciéndolo más íntimo en varios tracks.

Un ejemplo impactante y buenísimo (de nuevo escuchen el cello de Turner, los coros y en general toda la atmósfera) es I Hate Drama…, uno de mis tracks favoritos. Suave, lento y flotante, con una buena letra.

Drown The Villages… sigue la misma línea que el anterior, quizá un tanto más lejano, ímposiblemente más lento y donde la batería, el bajo y el cello le dan un toque de indie pop del nuevo que bien puede equipararse a varias bandas. Excelente track!

Barreling Towars Nowhere… parecería igual, aunque a veces se antoja que Vandenberg ni siquiera te voltea a ver y está en su sala componiendo sin que nadie lo moleste, ni tú que le escuchas, así de íntimo se oye, una delicia si sabes escuchar esta música (algo que puede quebrarte si andas en un mood melancólico).

Llega Sick To Death… para poner un poco de orden y endulzar e iluminar un poco el mood de las últimas tres canciones en otro track muy country-folk, bueno sin ser el mejor.

Minimalist & Anchored es mi otro track favorito en el disco. Todo está en su lugar, comenzando con el cello, sonidos aludiendo al nombre del track… todo minimalista y bello. Dulce y agridulce. Un agasajo total. El disco que quizá más que los demás (y vaya que esto es un decir) hace que valga la pena acercarse a Heller Mason.

Los bonus tracks se los dejo para que se lleven una agradable sorpresa… aún así como suena Duluth o Fools… hubiese podido también sonar todo el disco… precioso, pero se nota el trabajo impresionante que hizo todo el equipo después de escuchar estos dos tracks.