Meandering Mine: Neanderthal Nein

meanderingmine
Meandering Mine [DE]
Neanderthal Nein (2015.10.15) [debut]
Prod: Wolfgang Wiemer
Músicos/Musicians
  • Wolfgang Wiemer – guitarra + vox
  • Roman Suschko – bajo
  • Stefan Gonglach – teclados
  • Fabian Samhammer – batería
Tracks
  1. Deus Ex Machina (3:12)
  2. La Burst (1:19)
  3. Orpheus (6:01)
  4. 3Hz (1:52)
  5. Lindblum (6:32)
  6. Kanon (5:56)
  7. Nein (6:55)
  8. Trivial Thing (7:16)
  9. Espresso (0:53)
  10. Leer (11:12)
  11. Joker (4:12)
  12. Thomas (3:57)
  13. Bad Apple (9:30)

Tenía rato de que no se me movía el cerebro (y hablo más bien de que “físicamente se mueva dentro del cráneo”) hasta escuchar esta banda de Munich que lleva formada desde 2010. ¡Fabulosos! ¡Extraordinario álbum debut!

Hemos estado alabando el disco durante unas semanas (después de recibirlo de la banda) y ahí van los porqués:

Antes de comenzar: este álbum debe escucharse completo: búsquen una hora con 10 minutos en las que decidan escuchar el disco y eviten interrupciones.

Comencé a escuchar el disco -como casi siempre- con mente abierta y arrancando con tracks con más metal en su ADN que otra cosa, aunque los coros casí imperceptibles y los cambios de tiempo en Deus Ex Machina anunciaban algo “distinto” ¿progresivo? quizá.

La Burst (óiganlo, que quizá no escúchenlo) mostraba que la banda estaría experimentando: ¡Bien! con todo y que el experimento para casi todos será ruido.

Y llegaron los 6 minutos de Orpheus, que sin cambiar del todo la primera impresión ya tiene sonidos y motivos más interesantes: “Me quedo a escuchar el álbum” fué la decisión, después de los primeros tracks de introducción.

Acerté al seguir una simple y acústica 3Hz que no he podido hacer que salga de la cabeza y que daba la idea del juego en el que me había subido: una montaña rusa de sonidos y emociones que provoca la música de esta banda en este álbum.

Sigue en acústico Lindblum, más elaborada, llena de voces que suenan a tu alrededor. El imperceptible bajo lleva el track mientras escuchas redobles de batallones liderados por más voces, campanas, pasos, puertas y otros sonidos que afirman la experimentación de la banda y que curiosamente no necesariamente percibes por estar más atento a la música, que hace un fade para que el gong que da pie a Kanon te haga saltar un poco mientras sigues escuchando más y más sonidos de algo que raya en el New Age (y para los que leen New Age como algo peyorativo… escuchen antes), terminando lo que sería una trilogía “soft” en el álbum.

Dentro del continuo del disco (sí… no hay cortes por si no te has dado cuenta hasta hoy) entra ahora Nein, más “electrónico”, más movido, comenzamos a subir en la montaña rusa de sensaciones nuevamente, ahora entre voces elevadas, distorsiones, neoprog y lo que quieran añadir hasta llegar a un final oscuro, casi “doom” en el track.

Arranca, después de un corte pero como continuando el track anterior, Trivial Thing, con voces en off mientras la batería lidera a sonidos de guitarra y teclados alejados que van creciendo y desarrollando un track nuevamente de metal que atrás trae ritmos a-la-discipline… buen track que termina al comenzar la batería de Espresso, un puente a base de batería que conduce después de unos segundos al espectáculo:

Leer comienza con harmónicas de guitarra entre la voz de Wiemer mientras asoma el bajo hasta que aparece la batería de Samhammer y el track comienza a “elevarse”… hay que escuchar los arpegios silenciados de la guitarra, los teclados con sonidos de xilófono, batería y bajo en conjunto alrededor del minuto 3 (antes y después) el track sube y baja, enmudece (salvo la guitarra) enmedio de sonidos ambient y regresa con sonidos de agujas rasgando vinilos, mientras la batería está prácticamente 7 minutos del track llevando el ritmo sea con tambores, sea con platillos hasta que todo se silencia, entran los teclados de Gonglach para llevar a más experimentos de sonidos, voces, teclados y la prominencia y tremor del bajo de Suschko, que comienza a “jazzfunkear” unos segundos. El track pues está diseñado para exhibir a los 4 músicos coherentemente.

Unos segundos de voces “en off” entre ambos tracks, da pie a la extracción de sonidos, ritmos sincopados, jazz y experimentación que es Joker, un track anárquico que termina funcionando con todo y sonidos circenses, extraído de los teclados y que combinado con el resto de intervenciones de los músicos que lo hacen un track oscuro y continuado por Thomas, que reduce la ansiedad del track anterior y nos va preparando para el final a través del ambient de los teclados y sonidos de viento de una orquesta afinando y preparándose hasta el clímax, convirtiendo el track en un extenso puente para llegar al final:

Bad Apple, el track (¿más?) progresivo del álbum, que remata lo hecho por la banda en el álbum, notándose aún más lo que han logrado los músicos para ser una unidad.
Seguramente no será un álbum para todos, sobre todo, después de haberlo promovido con muchos amigos y pedir feedback: lo que sí es un hecho es que entre los “¡Rarísimo!”, “¿Qué género es?” siempre se escucha un “Son buenos” unánime.
¿Yo? Ya lo dije: es uno de los mejores álbumes que he escuchado en 2 años.
Por favor apoyen a las bandas: de serles posible, adquieran su material físico. Les dejamos algunas opciones:
Reseña del Ciro desde
Mazatlán, SIN, MX
Publicado originalmente en Medium
Anuncios

Beardfish: +4626-COMFORTZONE

beardfish_4626comfortzone

Beardfish [SE]
+4626-COMFORTZONE (InsideOut) – 8th album
2015 [01.12]
[progressive]
Prod:
Beardfish
Site: 
beardfishband.com
Eval: 4.5/5
Art(e):
Jesse Loboda

Tracks

  1. The One Inside Part One – Noise In The Background (1:47)
  2. Hold On (7:47)
  3. Comfort Zone (9:34)
  4. Can You See Me Now? (3:43)
  5. King (5:43)
  6. The One Inside Part Two – My Companion Through Life (4:05)
  7. Daughter/Whore (5:22)
  8. If We Must Be Apart (A Love Story Continued) (15:34)
  9. Ode To The Rock’n’Roller (7:20)
  10. The One Inside Part Three – Relief (4:33)

Músicos/Musicians

  • Rikard Sjöblom – voz + teclados
  • David Zackrinsson  guitarras
  • Robert Hansen – bajo
  • Magnus Östgren – batería

Reseña/Review

Y sí, volvimos a las reseñas después de mucho, mucho tiempo.

Los suecos regresan, después de algunas experimentaciones con su octavo álbum haciendo que el 2015 inicie fenomenal… regresando a lo que hacían en The Sane Day o Sleeping In Traffic … ese revival que no copia y que utiliza elementos actuales para recordarnos al progresivo de los 70’s… en esta ocasión llegando hasta el metal de la época… al menos pincelando de vez en cuando con él.

Una introducción con voz en off todavía no deja saber qué es lo que va a pasar, debes dejar pasar casi dos minutos que generan la expectativa… mera introducción y literalmente un poco de Noise In The Background.

Hold On… riffazo antes de que entre el coro con el título y comience a desarrollarse el track, arpegios, seguimiento de toda la banda a la voz de Sjöblom en todo el estilo progresivo setentero… ¡Maravilloso!

Comfort Zone arranca con una eléctrica muy a los 70s, alguno dijo “Santanera” aunque no necesariamente… los teclados, sin embargo se encargan del primer cambio antes de escuchar la voz y vaya cómo se desarrolla el track: las conversaciones vocales generan un intermedio sensacional y termina en crescendo a base de teclados… buenísimo…

La cosa se pone un poco más pop (si es que puede decirse así) con Can You See Me Now? y su piano (y resto de teclados) donde la voz de Sjöblom destaca especialmente.

En King Hansen se hace presente ya sea sosteniendo acordes, siguiendo guitarras pesadas, casi haciendo metal (¡Gracias David Zackrisson!) o abriendose paso junto con la batería entre la voz de Sjöblom, con cambios a ritmos sincopados, de metal, de todo… está de lujo… buenísimo track.

La acústica de My Companion Through Life anuncia un track más tranquilo suave y relajado que se disfruta y hace cerrar los ojos…

Cuando puedan, escuchen juntas las tres partes de The One Inside… realmente hacen un track con su leit-motif sonoro… los tracks encajan en el álbum y suenan buenísimos juntos…

Todo se acelera con Daughter/Whore, más agresiva, más metálica y donde todos los músicos cooperan (oídos atentos en el cambio al minuto 2:05).

Los teclados anuncian a la cereza del pastel, entregada un par de tracks antes de finalizar: If We Must Be Apart tiene todos los elementos que la banda ha estado cocinando desde su inicio se manifiestan en los 15 minutos de este track, al tiempo pomposo, exagerado, pretencioso, lleno de cambios (el del minuto 2:30 lleva a sacar alguna que otra lágrima de felicidad auditiva), largo -y nada se dice en el mal sentido-  es todo lo que algunos pudieran llegar a odiar del progresivo y que aquí adoramos y reconocemos… #odienmemás ¡Buen trabajo!

Ode To The Rock’n’Roller más rock, menos progresiva, pintada por segundos de jazz quizá hasta sale del molde del disco por momentos, sigue siendo un buen track… al menos da pie al final del disco que -de nuevo- les recomiendo escuchar junto con las dos primeras partes de The One Inside.

Buen disco, buena banda, buen inicio de año.

Por favor, ayuda siempre a las bandas, adquiere su música antes de piratearla, atiende los conciertos, búscalos en sus sitios y adquiere su mercancía. Aunque parezca paradójico esto ayuda a que la música siga siendo arte y no ciencia mercadológica.

Steven Wilson: The Raven That Refused To Sing (and other stories)

 

sw_trtrtsaos

Cuando escuchas algo como lo que hace esta banda y te das cuenta de lo que logra hacer Steven Wilson, poco queda por decir. Sin embargo, el infográfico no hace justicia a este disco. La combinación de jazz, fusión, progresivo, rock y hasta algo de folk si lo quieres escuchar, te dice, nuevamente, que encasillar la música es un error y casi una estupidez. He leído reseñas sobre este disco y cuando algo le huele a progresivo a algunos críticos, parecería que con una sola escuchada les aterroriza y lo ven mal. Mi recomendación: escuchen el disco, escuchen lo que hacen los instrumentos: Beggs y Minneman en la sección rítmica a veces hasta desaparecen lo cual para este disco y banda es todo un halago: finura y perfección en la ejecución; escuchen los teclados: moogs, hammonds, pianos rhodes a cargo tanto de Wilson como de Holzman dando profundidad, por favor, escuchen la flauta de Theo Travis, sus solos de sax y el clarinete; escuchen los arreglos de cuerda y, sobre todo este fondo, las guitarras de Govan y Wilson… así como las voces y sus armonías.

Tendrá que suceder algo maravilloso para la música para que este álbum deje de ser el mejor de este año y me atrevo a decirlo saliendo el disco apenas en Febrero.

(Por cierto, me refiero a algo maravilloso para la música como arte, no como industria: esos esfuerzos los escuchamos todos los días en radio, TV y -sobre todo- ¡Los vemos en los periódicos!: todo un desastre).

Anathema: Weather Systems

anathema_weathersystems

Jon Anderson & Rick Wakeman: The Living Tree

Jon Anderson & Rick Wakeman
The Living Tree (Gonzo Multimedia)
2010
[progressive]
Prod
: Rick Wakeman + Jon Anderson + Erik Jordan
Site: www.rwcc.com & www.jonanderson.com
Eval: 4/5
Art(e): Mark Wilkinson

Tracks

  1. Living Tree (Part 1) (4:04)
  2. Morning Star (4:30)
  3. House Of Freedom (5:38)
  4. Living Tree (Part 2) (4:37)
  5. Anyway And Always (3:51)
  6. 23/24/11 (6:25)
  7. Forever (5:33)
  8. Garden (3:23)
  9. Just One Man (4:46)

Músicos/Musicians

  • Jon Anderson – voz
  • Rick Wakeman – teclados

Reseña/Review

Este disco lo descubrí el año pasado casi en su salida, aunque lo adquirí en formato electrónico al inicio. Mientras retomamos conversaciones con nuestro viejo amigo Mack Maloney (quien también había sacado álbum el año pasado) quien arregló una entrevista algo accidentada con Jon Anderson en la que platicamos de este disco para recibirlo al inicio de este año en CD. Gracias Mack y gracias Jon por la entrevista, pero sobre todo por la música.

La verdad es que en varias ocasiones hemos discutido, ya sea con el Grillo o con Chuy cómo nuestros ídolos podrían llegar a envejecer musicalmente y normalmente vamos apuntando a que debe llegar una edad en la que las cosas deben tranquilizarse un poco, en donde quizá las funciones motoras y/o vocales deben adaptarse al cambio provocado por la edad y -por ende- la música adecuarse también. A veces puede llegar a dar pena una banda que con miembros en sus 60’s anden dando brincos por todos lados: comenzarán las caídas y se puede arriesgar en lo físico. Por muy bien que a algunos les haya parecido el Black Ice de AC/DC, por ejemplo, las cosas ya no son lo mismo y terminas diciendo que aunque la música está bien… parecería que dijésemos que está bien para su edad. Verlos es otra cosa.

Otros músicos cambian el rumbo sabiamente y pueden seguir sacando música que llame a los fans de hueso colorado o bien que atraiga a otras audiencias, navegando en géneros o subgéneros más suaves…

Con Yes, sin embargo ocurre algo curioso: su música ha tendido a ser más “tranquila” aún y con joyas progresivas como Siberian Khatru, Machine Messiah o The Gates Of Delirium en donde la velocidad viene del virtuosismo de los integrantes, pero incluso ahí, la calma prevalece… Agreguen a esto que siempre ha habido temas realmente suaves en el repertorio de la banda… parecería que hay un camino o patrón natural para la madurez (o el envejecimiento si quieres) hecho para que varios que hemos seguido a la banda y a sus integrantes, sigamos disfrutando y envejeciendo con ellos.

Dicho lo anterior, no sería bueno quedarse con la idea de que este es un disco de Yes “UnSquired”, más bien estamos ante el trabajo de dos músicos que se conocen desde hace varios años ya y que deciden realizar una obra suave, bastante suave, pero no por eso no disfrutable: todo lo contrario. La vena progresiva está ahí, en un disco en donde sólo vas a escuchar la voz de Anderson y los teclados (muchas veces hasta discretos…. sí, escucharon bien, discretos) de Rick Wakeman en un disco que termina siendo un excelente compañero para cuando quieres estar tranquilo, escuchando música e incluso hasta pensando…

Sólo colocar el disco y escuchar las primeras notas de piano con telones de teclados que quieren pasar desapercibidos con la única intención de agregar profundidad a Living Tree (Part 1), inconfundible, sabes que todo está saliendo de los dedos impresionantes de Wakeman, que hace que tocar un teclado parezca la cosa más fácil (y que ya que intentas hacer algo parecido te sientes totalmente incapacitado). Entra el otro instrumento inconfundible: la voz de Anderson, que en estos tracks suaves, parecería a momentos que no ha perdido casi nada con el tiempo. Un track casi pastoral, que te deja con una sensación de tranquilidad, como mucho de lo que vas a escuchar en el disco.

Se da paso a un track más serio, más enigmático que en este caso podría llegar a ser un track del siguiente Yes, quizá hasta en cámara lenta, aunque es el que trata de escucharse más rock, más de volver a las raíces: Morning Star.

House Of Freedom, sigue con el mood del primer track… pausado, tranquilo, recordando los años de Anderson con Vangelis de alguna u otra forma…

Living Tree (Part 2) parece exhibir lo mejor de los años solistas de ambos músicos, sí es una continuación de la primera parte, pero y a estas alturas del disco, donde ya se descubre de lo que se trata, el sonido, el mood y todo lo que escuchas hace sentido y se mantiene con Anyway And Always y su sonido más sinfónico a cargo -todo el tiempo- de los teclados de Wakeman: un track a ponerle atención.

Forever parecería una tercera parte de Living Tree, por lo que parecería hasta cierto punto monótono en algún momento, sin embargo, ya hacia la mitad vuelve a aparecer la magia de los músicos cambiando las cosas (siempre dentro de la suavidad de todo el álbum).

Hay dos tracks en el disco que hacen una diferencia grande (e incluso comercialmente hablando podrían ser bien recibido): 23/24/11 uno de los mejores logrados por el dueto y la ligera Garden, casi un arrullo para niños… una maravilla de esas que te dejan flotando y viendo todo color de rosa.

El disco cierra con Just One Man sin cambiar en absoluto nada en el disco, y -como dije antes- dejándote con una tranquilidad pasmosa que quizá algunos necesitamos enmedio de estos tiempos violentos que estamos pasando.

Sí tuve que darle varias vueltas al disco, y en cada una fuí apreciando más y queriendo más la música de este par que son parte de mi DNA musical…

Big Big Train: The Underfall Yard

eufonia_remarkable

Big Big Train
The Underfall Yard
(English Electric Recordings)
2009
[progressive rock]
Prod: Andy Poole
Site: http://www.bigbigtrain.com
Tracks @ MySpace:
Eval: 5/5
Art(e): Jim Trainer

Tracks

  1. Evening Star (4:53)
  2. Master James Of St. George (6:19)
  3. Victorian Brickwork (12:33)
  4. Last Train (6:28)
  5. Winchester Diver (7:31)
  6. The Underfall Yard (22:54)

Músicos/Musicians

  • David Longdon – voz +  flauta + mandolina + glokenspiel + organo + dulcimer (dulcémele) + salterio
  • Andy Poole – bajo + teclados
  • Greg Spawton – guitarras + teclados + bajo

con/with

  • Nick D’Virgilio – batería
  • Dave Desmond – trombón
  • Rich Evans – corneta
  • Jon Foyle – cello eléctrico + cello
  • Dave Gregory – guitarra + cítara eléctrica + ebow + mellotron
  • John Truscott – tuba
  • Nick Stones – corno francés
  • Jem Godfrey – sintetizadores
  • Francis Dunnery – guitarra

Reseña/Review

¡Maravilloso!

Este es de esos discos que no hay necesidad de reseñar. ¿Te gusta el progresivo? ¿Te gusta la buena música? Deja de leer y trata de conseguir este disco lo antes posible (Su salida está programada para el 15 de Diciembre).

Recibimos el disco hará un par de semanas. Es un disco sobre el cual no se puede escribir sin antes paladear una y otra vez el material. Este trío británico es un Génesis (el de Gabriel y el temprano con Collins) para este nuevo siglo. Es el sexto álbum y desafortunadamente el primero que escucho. Jesús ya tiene material anterior de la banda. Para mí fué una experiencia casi como la de escuchar Selling England By The Pound para este siglo… y vaya que esto es mucho decir: Las experiencias nunca son iguales, pero lo que se percibe y se siente puede parecer similar a veces.

Desde la presentación (portada, pinturas, booklet) el álbum parecía algo distinto… no sabía la sorpresa que traía adentro: Un regalo de navidad adelantado.

The Underfall Yard de veras que te trae imágenes (tal cual lo hizo en su momento Genesis) de una Inglaterra común pintadas bellamente en un tapiz de sonidos que hacía tiempo no se escuchaban así, al menos no por mis oídos.

Voces a capella arrancan como si fuesen parte de un interludio del Smile de Brian Wilson, el track, sin embargo se desarrolla a lo largo de sus casi 5 minutos instrumentales en donde se destacan los vientos, desde la flauta hasta toda la sección de vientos que los acompaña en Evening Star.

La entrada de la batería de Nick D’Virgilio (Spock’s Beard, NDV) sin embargo es lo que comienza a destacarse: como músico invitado de la banda no pudieron haber escogido a alguien mejor. En lo general la batería que sí es protagonista termina quedándose en su lugar sin sobresalir -a menos que le pongas toda la atención- y eso en una banda es un cumplido. El bajo que termina de formar la sección rítmica, debe ser escuchado como parte del fondo que hace que todo suene tan bien, sin embargo, todos hacen su parte y la introducción de alientos aunque no es tan novedosa, debe ser atendida como algo realmente impresionante en este disco.

Esta batería es la que arranca Master James Of St. George, un track líricamente de lo más simple que se pueda uno imaginar, sin embargo se le saca el mayor provecho con la voz entre potente arrulladora y rasposa de Longdon que es una delicia. Atención a la guitarra a partir de la segunda mitad del track. Una maravilla…

La guitarra acústica y los vientos al inicio de Victorian Brickwork y sus 12 y medio minutos recuerdan pasajes del progresivo más pastoral (ojo con el cello), siendo el telón de fondo para la voz de Longdon mientras el track se construye y a partir del minuto con 55 segundos arranca un progresivo lleno de energía, un riff de los que termina pegándose al cerebelo, entre coros y cambios de ritmo y mood (de la energía a lo suave y dulce) a todo lo largo de los bien aprovechados minutos del track. Nuevamente, escuchen con todo detalle la sección rítmica (el bajo es extraordinario, ni qué decir de la batería), los teclados y los vientos que aparecen por todos lados, sobre todo al final.

Y siguen las sorpresas con Last Train, otra delicia progresiva, dulce y tremendamente ejecutada, en esta ocasión con más sección rítmica y guitarras (las partes eléctricas y acústicas), con teclados de fondo. Winchester Diving arranca largamente con cuerdas, guitarras, flautas y demás una introducción de más de dos minutos, mientras se narra el trabajo de un buzo cuyo trabajó salvó la catedral a principios del siglo pasado.

El disco cierra fenomenal con la épica The Underfall Yard donde se alcanzan a escuchar algunas notas de Evening Star. Pongan especial atención al cello y a los alientos en la segunda mitad del track.

Me declaro fan de Big Big Train a partir de ya. Soy de los que un track bien ejecutado puede significar una o más lágrimas… este disco me arrancó 6. Por favor, adéntrense al sitio de la banda y escuchen en stream este disco…. y pídanlo. Sería un crimen si no.

Godsticks: Godsticks EP

godsticks_ep

Godsticks
Godsticks EP
(Independiente)
2008
[(progressive jazz) pop rock]
Prod: Noel Watson + Joe Gibb
Site: http://www.myspace.com/godsticksmusic
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/godsticksmusic
Eval: 4/5
Art(e): Chris Maguire

Tracks

  1. Not The Face (4:20)
  2. Ease The Clown (4:41)
  3. Puppy Gardener (5:27)
  4. Venial (4:50)
  5. Clinical (3:30)

Músicos/Musicians

  • Darran Charles – voz + guitarras + piano
  • Jason Marsh – bajo
  • Steve Roberts – batería (2,3) 
  • Aaron Evans – batería (1,4,5)

Reseña/Review

Bendito Internet, curioso MySpace…. por ese medio fuimos contactados por miembros de Godsticks, banda galesa de tres elementos, quienes nos introdujeron a su música (enviada doblemente, tanto por medio electrónico como físicamente), así de fácil, así de simple. No nos cansamos de decir lo afortunados que somos de estar en este programa y haciendo este trabajo solamente por querer mucho a la música.

Pero a lo que nos compete: Godsticksse arma en el 2006 y se nota que los músicos han hecho de todo y aunque tratan de manejarse más en un ámbito progresivo, la sensación final es de un pop rock elaborado con elementos de jazz y progresivo. Dicho de otra forma, las ejecuciones y construcciones tienen mucho de la complejidad del progresivo, pero el mood que generan los lleva al  pop rock: Desde la interesante y rockera Not The Faceaparecen estos elementos de cambios entre lo suave y lo agresivo, aunque Ease The Clownmuestra quizá más que el resto esa mezcla queno es inventada por esta banda (hay algunas otras que han llegado a fórmulas similares) y que puede funcionar quizá más con los que gustan del pop rock: una buena voz, seguro con mucho appeal para las mujeres, una excelente ejecución (la seccion rítmica está de lujo), siendo sin embargo un track de pop rock: la curiosa vocalización inicial mientras piano, bajo y batería entran después de la electrificante guitarra, el track se va “suavizando” a base de coros, mientras atras el ritmo sincopado que toma elementos de jazz ayudados principalmente por el piano, bastante interesante, que te deja una sensación de frescura en algo que -insisto- no es que se haya inventado con Godsticks, peroque probablemente ellos hagan mejor que otros.

Esto puede tener sus consecuencias: es posible que a los proggers más recalcitrantes no les guste, puede considerarse prog light. Por otro lado, algunos amantes del pop, podrían sentir muy complicado lo queoyen. Aquellos que gustan de la música sin problemas de géneros, seguro apreciarán y disfrutarán la propuesta de estos galeses.

Un track que hay que poner sobre el resto por el trabajo de los músicos (casi como si el track hubiese sido más que compuesto, diseñado para mostrar lo que la banda puede hacer) es Puppy Gardener, el track progresivo del EP: el bajo que llega a niveles histéricos mientras la batería realiza un trabajo impecable entre ritmos de todo tipo y un muy buen trabajo de la guitarra picoteando por aquí y por allá, manejando armónicas y toda la cosa mientras al mismo tiempo y a base de capas, genera el “ruido de fondo” para el track. Sin pensarlo, mi track favorito.

Contrastando con el anterior, arranca la guitarra acústica de Venial, un track bastante más suave que el anterior, mucho muy agradable, rítmico, de lo más pop (que no es pop, por supuesto….¡Qué difícil catalogar… y qué bueno que es difícil, si finalmente lo que tenemos entre manos es música, no una etiqueta!) y que quizá sería lo que utilizaría como carta de presentación del grupo en un programa de radio.

Clinicalfinaliza el EP, otro track que se antoja suave, más simple, más acústico, con más espacio para el piano.

Godstickses una banda que deberemos seguir. Creo que a pesar de la tremenda carta de presentación, es prematuro con un EP emitir un juicio acertado: quedaremos en espera (con bastantes ganas) de recibir un album completo y ver hacia dónde se mueve el sonido de este trío que, por lo pronto, deja muchas expectativas con su EP.

 

English

Ok, ok… It seems some of you have tried to translate this review using the disturbing language translators available on the Internet. Here’s what we would have written in English (sorry ‘bout my terrible language mistakes):

Blessed Internet… and that MySpace freaky thing… That’s what members of Godsticks used to contact us. They’re a Welsh trio who introduced us to their music…. so easy and simple… We’ll never end to thank the blessing of working on this radio show and site just for the love of music.

Now, stop the violins and go to business: Godsticks assembles in 2006 and just listening to the first two minutes on Not The Face it’s obvious that these guys have been working on many different music genres. Although they tend to manage more on a progressive (musically speaking) way of doing music, the final sensation you got is that of an elaborate pop rock with elements of jazz and progressive music. In other words: the constructions and performances have a lot of progressive or jazz complexities, but the overall experience is that of pop rock.

Take the interesting and rockish Not The Face, for instance, where you experience sudden changes from soft to aggressive moods. But it’s maybe Ease The Clown the best example of the type of experience and combinations of genres the band delivers in this EP, that I think has more possibilities with rock fans: a good voice (surely a women-magnet), excellent instrumental performances, some rythm changes, ups and ups…. and still it’s pop-rock. Check out the vocalization on the very beginning of the track, while the piano and the rythm section (wow… the rythm section) makes its entrance after an electrifying guitar… the track then softens helped by chorus and in the back, a syncopated rythm taken jazz elements -helped mainly by the piano- leaves a freshness sensation in a fusion that -although not invented by the band (ther are others trying to do the same)- maybe these guys are doing better than others.

This kind of mixing of rythms and genres can have consecuences, though: It´s possible that die-hard progressive fans can think of the experience as light-prog. On the other hand, it could be somehow complex to pop-heads. Definetly, if you like music and are not biased or brain-tied (or spoiled) on the genre-babble-fandom, you surely will appreciate and enjoy the proposal of this three Welsh musicians.

A track that in my humble opinion has to be put above the others thanks to the instrumental performance (it is almost like the track is designed, not composed, to show what the band and each member can do) is Puppy Gardener, the progressive track of the EP: the bass gets hysterical, while the drums performs impeccable among diverse rythms and the guitar does a good job picking here and there, using harmonics while at the same time and using some layers, generate the “background noise” for this cool track. My favourite.

In contrast with that track, an acoustic guitar start in Venial, a more soft track, very, pleasant, rythmic and maybe the more pop oriented track on the EP (of course, it’s not just as simple as to say it’s pop…. How hard to describe! … and how cool that it’s hard… finally what we have between our ears is music, not a label!). Maybe this could be the track that I’d use to introduce the band.

Clinical ends the EP, another “soft” track, simple, acoustic with more space for the piano.

Godsticks is for sure a band to follow. I think that although they deliver a terrific introduction with this EP, is soon to judge with only an EP. I’ll be waiting anxiously to receive or hear a full album (or more songs) and see the direction the band’s sound will take hoping they evolve it. By now, this EP generates great expectations…