Kula Shaker: Pilgrims Progress

Kula Shaker
Pilgrim’s Progress
(Strangefolk Records)
2010
[psychedelic rock]
Prod: Crispian Mills + Alonza Bevan
Site: http://www.kulashaker.com
Tracks @ MySpace:
Eval: 4.75/5
Art(e):

Tracks

  1. Peter Pan RIP (3:31)
  2. Ophelia (3:08)
  3. Modern Blues (3:48)
  4. Only Love (2:07)
  5. All Dressed Up (3:31)
  6. Cavalry (2:07)
  7. Ruby (3:07)
  8. Figure It Out (3:33)
  9. Barbara Ella (3:45)
  10. When A Brave Meets A Maid (2:43)
  11. To Wait Till I Come (2:58)
  12. Winters Call (6:29)
  13. Space Caravan (2:53)
  14. High In Heaven (4:12)
  15. Sweet Symphaty (3:13)

Músicos/Musicians

  • Crispian Mills – voz + guitarras
  • Alonza Bevan – bajo + voz
  • Harry Broadbent – teclados + voz
  • Paul Winterhart – batería

con/with

Reseña/Review

Vaya regreso…

Estaba en Londres el día que salió el disco, de regreso a Londres el 29 pasando por dos HMV’s sin ver a simple vista el disco y sin la conciencia al 100% de la fecha de salida. Me terminé de dar cuenta cuando ya era tarde para adquirirlo (no hubo HMV ni nada por el estilo en el aeropuerto de Gatwick). Igual de inconsciente estaba de que en la ciudad (Monterrey) tendríamos un diluvio de dimensiones catastróficas en varios puntos de la ciudad al regreso: 5 días sin agua, 3 sin electricidad y prácticamente 8 sin Internet (y fuimos de los bienaventurados por no sufrif más allá de eso y algunas tuberías reventadas).

Finalmente el fin de semana pasado, ya más en paz, pude dedicarme a buscar el Pilgrims Progress y, he de decir que sin muchas expectativas después del chasco que me llevé con Strangefolk que, sin ser malo, dejó bastante a deber (compárenlo con la selección inglesa de fútbol).

Me llevé una de las más agradables y mayúsculas sorpresas con una de mis bandas favoritas y compositor favorito (lo que sucedió con MillsThe Jeevas hay que agradecerlo). Por eso probablemente me atrevo a calificar el disco en perfecto, y si acaso exagero, tómenlo con calma: el disco de cualqueir forma vale la pena.

Mills regresa a su affair con la música psicodélica de los 60’s y 70’s, esa que se mezclaba con cítaras, pero al mismo tiempo con un rock básico con el que combina los arreglos. Al mismo tiempo hay elementos británicos a más no poder y finalmente perfecciona su fusión con el soundtrack westerns que no pudo lograr con The Jeevas en Cowboys And Indians.

Francamente el álbum es un triunfo: la voz de Mills se nota todavía más educada y madura, casi podría decirse que está en su pico máximo (esperemos que ahí se quede buen rato) y termina envolviéndote más que en otros trabajos. La integración de ritmos, instrumentos combiando lo incombinable resulta a la perfección en un disco que -sí hay que decirlo- sueno más tranquilo que otros esfuerzos y aunque suena menos pomposo, realmente hay que escuchar lo que sucede en cada track y ponerte a dudarle… sin embargo logra esa simpleza impresionante que te hace romperte el cerebro tratando de pensar dónde has escuchado tal o cual track y que terminas convenciéndote que muchos de esos tracks ya se han hecho decenas de veces en el pasado y Kula Shaker logró revitalizarlos y refrescarlos.

El disco arranca con los arreglos de cuerdas que quieren hacer del single Peter Pan RIP, un track solemne y que se mantiene así durante casi todo el track, mientras la voz de Mills juega con varios rangos, timbres y tiempos. Bueno y entusiasma, aunque no es mi track preferido… el final de fantasía es preludio para la mandolina que comienza triste y comienza a construir un track maravilloso que se mueve entre el rock pastoral coloreado todo de psicodelia, nuevamente aquí gracias a la voz de Mills que rodea todo, incluyendo las flautas y armónicas, con todo y pajaritos atrás: una preciosa Ophelia.

El beat sesentero de Modern Blues en un arreglo por demás sobrio (a pesar de todos los efectos y sonidos en background en el track) en una canción que sin lo que hacen todos los que intervienen, podría sonar floja: los hammonds, botellas y demás de repente pueden parecer ocultos enmedio del set normal (guitarras, batería, bajo y coros) de la constante psicodelia de la banda.

Y viene mi favorita del álbum: Only Love, simple, sencilla y a la que les pido que escuchen todo lo que ocurre atrás (las voces femeninas y su entonación y vocalización oriental, el hammond, las flautas, tooooda la percusión incluyendo las palmas y el previsible cambio a la guitarra… y el solo del hammond, el ambiente festivo y a la vez letárgico de la psicodelia de la banda). Sin ser lo más  elaborado, lo más pensado, lo más lírico y por el contrario, siendo lo más sencillo, eso que has escuchado cientos de veces, es la que no dejo de escuchar.

La guitarra acústica de All Dressed Up, totalmente folk (y hablo de folk americano) comienza a mezclarse a partir de los primeros toms de la batería y las guitarras eléctricas para transformarse en un track western (que no country) que termina resultando (atención a los coros de todo tipo) y sí, sí se puede mezclar con cítara.

Entre grillos, la fogata y el viento, nuevamente la acústica inicia un pequeño track (que ha sucedido en otros discos) para pasar un pequeño y acogedor momento en el disco, es el papel de Cavalry.

1..2..3.. con el que me esperaba una Ruby más movida, pero no: nuevamente y con muchos elementos de los 60’s la banda se mete en un pop tremendamente nostálgico, arreglos de cuerda, guitarras cortadas y toda la cosa. La vocalización nuevamente te lleva a otro lugar no incursionado antes por la banda. Bueno.

La cítara no podía de aparecer iniciando un track en un disco de Kula Shaker y aunque más discreta, hace que Figure It Out sea el track que honre a K, con los solos de guitarra de Mills en flashazos.

Definitivo: Barbara Ella es otro highlight (y vaya que todo me gusta en el disco) de este material, ooohh… aaaahhhhs, la voz aguda de Mills, el soul derramado en todo el track, coros incluídos, los órganos, cencerros y el resto de la percusión… cool.

Un track casi que para soundtrack de spaghetti western: toms de pieles rojas, flautas, la guitarra con reverb y eco atrás. Eso parece When A Brave Meets A Maid, que se transforma en momentos en otra cosa (noten la flauta a lo largo de este track instrumental).

Las campanas, guitarra y mandolina hacen de To Wait Till I Come con su lento vaivén y los coros y voz en lamento casi floydeano atrás, toda una experiencia.

Winter’s Call es el track largo, suave, de alguna manera elaborado, lleno de sonidos por todos lados… el que se debe escuchar, pero que no inyecta mucha adrenalina a pesar de ponerse violento en el último minuto y 45 segundos, con solos de guitarra, el buen trabajo (parsimonioso pero potente y bien ejecutado) de la batería y todo.

Los dejo hasta aquí para que disfruten ustedes mismos el resto del disco. Enjoy!

 

Nota importante: Si tu disco tiene 12 tracks (y en el artwork aparecen tres bonus tracks que no encuentras por ningún lado), la banda reconoce en su site un error de producción el 15 de Julio y te da el acceso a los “bonus tracks” faltantes.

Madder Lake: Stillpoint

madderlake_stillpoint_sm

Madder Lake
Stillpoint
(Aztec Music)
2008 [10.24] [1973.08]
[psychedelic rock blues]
Prod: John French + Madder Lake
Site:
Tracks @ MySpace
:
Eval: 4.5/5
Art(e):Drak

Tracks

  1. Salmon Song (8:23)
  2. On My Way To Heaven (4:53)
  3. Helper (5:12)
  4. Listen To The Morning Sunshine (5:03)
  5. Goodbye Lollipop (3:37)
  6. Song For Little Ernest (4:29)
  7. 12-Lb. Toothbrush (6:02)
  8. Bumper Bar Song (B-Side)
  9. 12-Lb. Toothbrush (Single Version)
  10. Country Blues (B-Side)
  11. Down The River (Live At Sunbury)
  12. 12-Lb. Toothbrush (Live At Sunbury)
  13. Bumper Bar Song (Live At Garrison)
  14. When Is A Mouse (Live At Garrison)

Músicos/Musicians

  • Mick Fettes – voz
  • Brenden Mason – guitarra
  • John McKinnon – piano + órgano + voz (1-8, 11,12)
  • Kerry McKenna – bajo + sintetizador
  • Jack Kreemers – batería + congas + gong
  • Andy Cowan – teclados + voz (9,10,13,14)

Reseña/Review

Un bajo seco a lo que va, mientras aparece un órgano, una guitarra procesada y un piano con una sutil batería detrás, da pie a un fabuloso track de 8 minutos: psicodelia llena de wah-wahs, ecos y otros efectos para la guitarra, ese bajo típico psicodélico, teclados y esa batería relativamente lenta, pero llena de contundencia que da 6 minutos y medio de introducción instrumental hasta que entra una voz rasposa ad-hoc a lo que se está tocando y que te indica que vas a pegarte una disfrutadota … y tremendo trip.  Así inicia Salmong Song, el primer track de un regalazo el del sello australiano Aztec Music, de revivir a esta banda de razonable éxito en los 70’s en este re-issue del disco de 1973 aparecido en Mushroom Records, aderezado con varios tracks extra de conciertos en vivo y algunas ahora rarezas.

On My Way To Heaven, cambia un poco el mood en un track bastante más alegre, sin dejar de ser igualmente psicodélico, y entre los acordes del piano surge la voz que, si ves los vídeos de la banda, proviene de un simpático gordito barbón de pelo largo, pero que dentro de esta banda es un prodigio… al igual que todo lo que sucede con la música. De veras que qué agasajo escuchar este disco, entre tanto revival, te enfrentas finalmente a the real thing: Acabo de preguntar a mis primos más viejos, porque algo me sonaba del nombre da la banda y la respuesta fué “¿De veras editaron de nuevo el disco? ¡No puede ser!”, después me enteré que era una leyenda… nadie lo había escuchado, pero todos sabían que era algo digno de escucharse, y ¡Vaya que sí!

Helper continúa por la onda psicodélica, más instrumental, más psicodélico, más trippy y ahora con un pequeño toque progressivo en un par de cambios en donde entran coros más bien pop. No puedes pensar más que en pelos largos, barbas y desgarbos a la Tull.

En medio de un hiss, Listen To The Morning Sunshine avanza en medio de sonidos de platillos, cascabeles y otras percusiones y la voz que crece desde el fondo para arrancar con unos coros bastante pop y con una que voz que en un momento climático del track aparece procesada con una sobresaturación que hiere los oídos, pero que no hace menos interesante el track: era la experimentación de los 70’s (en algo que hace seguido ahora Black Moth Super Rainbow)

Una guitarra folk en una especie un blues acústico (cuando entra la voz) al estilo de los tracks acústicos de Zeppelin introducen uno de los dos hits reconocidos de la banda: Goodbye Lollipop, que bien parecería una combinación de esa banda, The Beach Boys y ¿porqué no? los mismos Madder Lake. La voz nuevamente es una maravilla: una voz poco educada pero llena de alma, creo que la voz no podría hacer y resaltar sin lo que hacen el resto de los músicos. Por favor noten el trabajo del bajo en este track, incluyendo los silencios.

Song For Little Ernest comienza con wah-wahs de guitarra que se mantendrán a lo largo del track en un track más bien de rock que de otra cosa, lleno de energía, teclados y ya reconociendo que Madder Lake aunque te trae el mood y sonidos de la psicodelia de fin de los 60’s y principios de los 70’s sí traen algo que los hace distintos de alguna manera, todavía no sé que sea. La familiaridad de lo que escucho lo hace difícil, quizá podría reconstruir este disco con bandas del underground de aquellos tiempos e incluso de los revivals actuales… el hecho es que hay algo que distingue a esta banda. Escúchenlos.

Llega el track que hizo famosa a la banda, el cepillo de dientes de 12 libras, 12-Lb. Toothbrush, con su “Na na nananana” apareciendo cada cuanto acompañado de wah-wahs una batería que quizá haga uno de sus mejores trabajos en este track, los pianos y toda la parafernalia, para ese track que tiene mucho de blues rock que maneja varios cambios, cada uno llevando el track a otro nivel, y donde todos los músicos destacan tanto por su trabajo individual como por lo que hacen en conjunto…La guitarra y batería iniciales es una maravilla, digno de estar entre lo más reconocido en el rock mundial. ¡Vaya final para el disco original!  Salieron poco de Australia y esto es una lástima.

El resto del disco son lados B y en vivo, recomendables y en donde se continúa con el mismo sonido/estilo, con algunos pequeños giros (como el de plano mas bluessy y country Country Blues… escuchen los pianos, very cool) y que muestra la potencia de la banda en vivo, y si se preguntan porqué blues y porqué blues psicodélico, aunque el primer track del disco puede ser suficiente, escuchen Down The River.

¡Ah! Y enhorabuena: aparentemente hubo un concierto de reunión de la banda en Noviembre pasado (2008). ¡Buen trabajo este de Aztec Music! Gracias…

Sigue leyendo

The Exploding Madonna: The Exploding Madonna

The Exploding Madonna
The Exploding Madonna
(Independiente)
2005
[dark hard psychedelic rock]
Prod
: Paul Burdack + The Exploding Madonna
Site: http://www.theexplodingmadonna.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/theexplodingmadonna
Eval: 4/5
Art(e):

Tracks

  1. Space (3:27)
  2. Joe Namath’s Laboratory (4:19)
  3. Beneath Naked Heaven (6:18)
  4. Hyperxiological Sky (9:08)
  5. The Stansbury Case (3:38)
  6. Blank Space Ocean (5:06)
  7. Mary In Slow Motion (8:27)

Músicos/Musicians

  • Paul Burdack – guitarra + sintetizadores + samples
  • Mike Coleman – batería + sintetizadores + samples
  • Christian Fabian – voz + bajo + sintetizador

Reseña/Review

Desde Florida (Tallahassee, para ser exactos) este trío entrega una extraña y oscura energía a lo largo de todo su primer álbum en forma y que bien se puede considerar su debut. Muy bueno.

El inicio, bastante oscuro a base de lo que parecerían ser tubos que se silencian dando lugar a la batería a toda una cortina de distorsión dan comienzo al disco dejándote a la espera, mientras aparece una voz en off, algo exagerada y que de alguna u otra forma me recordó a Roundhead, hasta que sale el off y aparece el desgarre de una voz entre gritos y una energía muy buena que la banda logra transmitir en Space, el track que abre y muy bien, sobre todo porque la sección rítmica se oye bastante sólida y eso… eso es vital.

Después de la dosis que nos dan en Space, la cosa parecería cambiar al inicio de Joe Namath’s Laboratory, de nuevo con voces en off al inicio, claro que cuando oyes el platillo preparándote para la explosión, sabes que ésta se va a dar al acelararse el ritmo y rápidamente te llenas de distorsión nuevamente en un track que tiene algo de Peter Murphy (voz y oscuridad, aunque la voz a momentos -cuando se exagera-  se combina en su timbre con la de Peter Garrett, ojo: en este track)  con sobredosis de adrenalina y tintes de psicodelia… cool.

El disco sigue un tono similar, aunque un poco más calmo en Beneath Naked Heaven, que se adentra en una calma psicodelia con herencias de Floyd en la guitarra y en la arrastrada vocalización. Un excelente track que me ganchó desde los primeros acordes, quizá porque esperaba otro embate de distorsión y no sucedió y la espera se convirtió en una calma que cambió el tono del álbum dándo ese respiro necesario para el libre fluir de la música cuando escuchas un álbum completo. ¡EXCELENTE!

Y viene otra experiencia: Hyperxiological Sky, explotando al inicio un bajo trepidante, más no tan intenso, mientras la voz llena, distorsionada mientras el grito “rompe” (literalmente) el track, para volver a comenzar de las cenizas… tomándose todo su tiempo… todo un trip lleno de psicodelia. Bueno lo que hacen en este track… b-u-e-n-o.

En The Stansbury Case, la banda arranca con bombo, platillo y piano generando un ambiente casi de concierto en estadio para dar lugar nuevamente a gritos, viajando entre un mood más emo-postpunk. Bastante energia desplegada, habrá que decirlo.

Las voces en off regresan en Blank Space Ocean, un track más lento, con tintes casi de western de Morricone, entre gritos desgarradores, mientras va creciendo en un retro interesante y que de nuevo cambia el ritmo.

El disco finaliza con un track más energético: Mary In Slow Motion, que luego se convierte (esperen al minuto 3, la entrada de las guitarras acústicas, le da una sensación totalmente diferente al track y a la banda) en un trance que es una delicia y con el que cierran magistralmente su primer álbum.

La banda anunció a finales del pasado año estar trabajando en un nuevo disco. Tendremos que hacernos de él a como dé lugar. Viajes como los que regala esta banda son necesarios y también cultivan…

Una vertiente psicodélica hard muy interesante… vale la pena, búsquenlos y sigan a esta banda.

Roundhead: Creature Comfort

roundhead creaturecomfort

Roundhead
Creature Comfort
(Small Stone Records)
1999
[alt psychedelic goth rock]
Prod
: Roundhead
Site: http://roundheadv2.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/roundheadcinci
Eval: 4.5/5
Arte: Dan + Bill

Tracks

  1. Peel (6:07)
  2. Monkeyparts (4:50)
  3. Broken – Backed (7:41)
  4. Venus (6:03)
  5. Moped 26 (4:09)
  6. Caught Dead (4:33)
  7. Underneath (6:18)
  8. Church In Hell (5:56)

Músicos / Musicians

  • Dan McCabe – voz + trompetas
  • Steve Metz – guitarras
  • Jim Antonio – bajo
  • Barb Hunter – cello
  • William Bullock – batería

con/with

  • Kip Roe – bajo (5,6)
  • John Curley – samples + percusión 

Reseña / Review

Aquí comenzando con una asignatura tremendamente pendiente: varios reviews o reseñas que deberán salir en los siguientes meses. Música buena (y otra quizá no tanto) de discos que hemos recibido y que todavía no reseñábamos. El primero en la lista al azar fué este buen disco de los de Cincinnati, Creature Comfort una mezcla muy atractiva de géneros como lo iremos viendo.

El disco me ganchó inmediatamente… desde los primeros sonidos de Peel (una batería solida y una guitarra limpia y arpegiada) que luego va agregando instrumentos como el bajo y el cello mientras la voz te golpea suavemente en lo más recóndito del subconsciente con su profundidad y baja (aunque esté procesada) y mientras digieres esto aparecen las trompetas… ¡Qué giro! El track te gancha de todas todas, la ejecución y los instrumentos utilizados están todos en su lugar y lo hacen bien. Este track es una mezcla de goth como lo pudieron haber hecho un Peter Murphy aligerado y una psicodelia casi sin notarse… excelente track, al momento de la llegada de este disco a mis manos por allá del 2001/2002 este track no pare de ponerlo y vaya que me había perdido de cosas a pesar de haber oído este disco. Retomarlo en estos momentos fue un real regalo de año nuevo: el disco es una verdadera joya.

Monkeyparts no se queda atrás: las voces totalemente contrastantes mientras su sección rítmica hace un trabajo sólido en una psicodelia nuevamente muy escondida y… por favor… escuchen la trompeta silenciada en sus pequeñas pero excelentes apariciones mientras se desarrolla un oscuro track que tiene más de goth que de otra cosa con todo y guitarras acústicas y cambios excelentes hechos para aparecer al cello que lo hace arropando los oídos. Lo interesante es que los instrumentos no alcanzan a sobresalir unos sobre otros: que me hace pensar en un excelente trabajo en equipo y que la banda piensa más en su música que en algún ego.

Broken – Backed “ilumina” un poco el panorama con su ritmo y guitarras distorsionadas en un track más de rock, más de alternativo. Noten las guitarras con wah-wah mientras nuevamente una trompeta silenciada se escucha en el fondo… y la sección rítima haciendo un trabajo impecable, llegando a un solo en donde hacen sobresalir a la alejada trompeta de McCabe de veras que fué buen disco este. Lástima que no ha salido más material de la banda.

Con un sonido más oscuro y tétrico arranca una Venus que termina iluminándose y llenándonos el cerebro de algo ya más psicodélico y casi space, ¡Excelente el trabajo de todos los músicos, todos! y de nuevo la trompeta le mete un sonido alucinante enmedio del bajo y batería que hace que este track casi destrone a Peel como mi favorito. Una delicia.

De nuevo con un ritmo oscuro, ayudado por la voz, Moped 26, arranca casi como una canción digna de soundtrack de película de espías, creciendo a medida que pasan los segundos, mientras la voz se vuelve rasposa, el mood se comienza no sé si a aligerar pero definitivamente se distorsiona a momentos generando otro interesante track que va agrandando el CD, con sonidos de teclados que le dan ese toque retro, mientras los efectos de las guitarras y (de nuevo) la voz, le dan una profundidad adicional a este buen track.

Ecos y manejo de volumen en guitarras que dan lugar al bajo y batería que como en todo el disco suenan contundentes y pilar indiscutible del sonido de la banda en este disco, arrancan un track que ayudado por la voz podría parecer de algún disco perdido de Bowie, interesante, raro y a la vez digerible: ruidoso y a la vez melódico y rítmico, con todo y coros que tratan de envolver muuuy al fondo aaah ahhhh Caught Dead es un track que cabe y contribuye en el disco sin ser el mejor.

Con sonidos más space (a base de las guitarras) y con un papel más decisivo del cello, Underneath es otro excelente track que aligera oportunamente al disco con algo más “tierno”. Definitivamente una buena banda que hizo algo único con este disco, que tiene todo para ser un clásico de culto entre quienes disfrutan de estos estilos oscuros.

El disco cierra bien con Church In Hell, de nuevo todos los instrumentos haciendo casi “subrepticiamente” su papel: el cello se distorsiona, las trompetas acompañan en los momentos justos, mientras la sección rítmica se mantiene incólume haciendo lo suyo, mientras en el crescendo todo crece: trompetas, batería y la distorsión de las guitarras también, para luego volver a ese compás que empezó más en rock y ahora se vuelve un poco más psicodélico gracias a la guitarra (y el cello sigue distorsionando atrás, dándole una textura interesantísima al track), noten los jaloneos (estiramientos) en la guitarra mientras las trompetas hacen los suyos a partir de los últimos 90 segundos del track…. cool… aplausos al final… lo merecen.

Buen disco, buena banda, buena música… ¿qué más puedes pedir?

Después de escribir esta reseña, acabo de volver a escuchar el disco y ya subí media nota a la calificación. Así de bueno está…. este disco lo vuelvo a decir, será una joya quizá perdida que vale la pena que busquen y se hagan de ella.


Porcupine Tree: Fear Of A Blank Planet

porcupinetree afraidofablankplanet eufonia_remarkable

Porcupine Tree
Fear Of A Blank Planet
(Roadrunner/Atlantic)
2007 [04.23, 04.16 UK]
[hard progressive psych rock]
Prod
: Porcupine Tree
Site: http://www.porcupinetree.com
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/porcupinetree
Eval: 5/5
Art(e): Carl Glover (Aleph) + Lasse Hoile (foto)

Tracks

  1. Fear Of A Blank Planet (7:28)
  2. My Ashes (5:07)
  3. Anesthesize (17:42)
  4. Sentimental (5:26)
  5. Way Out Of Here (7:37)
  6. Sleep Together (7:28)

Músicos/Musicians

  • Steven Wilson – voz + guitarras
  • Richard Barbieri – teclados
  • Colin Edwin – bajo
  • Gavin Harrison – batería

con/with

  • Alex Lifeson – guitarra (solo) (3)
  • Robert Fripp – soundscapes (5)
  • John Wesley – voz (coros)

Reseña/Review


by Ciro Velázquez

Steven Wilson la vuelve a hacer… es una máquina de música en todo el sentido de la palabra, no conforme con el tiempo dedicado en Israel a Blackfield, para el Blackfield II, termina con Porcupine Tree el noveno disco de estudio de la banda y ¡de qué forma!. Hace unas semanas comentábamos en el programa de radio que estaba haciendo falta ese disco matón, el killer CD que perfilase para disco del año sin discusiones: helo aquí. y todavía no estamos ni a la mitad del año. El resto de las bandas tendrán que esforzarse… y mucho.

Todo está en su lugar, en un concepto que amalgama de todo y lo hace de forma casi orgánica entre Wilson, la banda completa como grupo y lo que se hace desde la composición, arreglos y hasta el sonido… ¡vaya! (y eso que no tengo la versión de 5.1 canales, que pronto tendré… ja!).

El disco arranca con el track homónimo a esta entrega: guitarras arpegiadas, un bajo que le da un tono oscurísimo al arranque del disco mientras entra la batería (qué buen trabajo de Harrison… desde In Absentia ha sido parte importante del mood de los Porcs). Con voces distorsionadas entre el In Absentia y Deadwing… algo de hard, sin serlo (las guitarras y la base rítmica haciendo un trabajo ágil, rápido, agresivo) al estilo del ya comentado In Absentia… y con los cambios característicos ya de la banda de una canción “tranquila” hacia la contundencia de los músicos…en riffs duros, hards… de hecho la sensación es muy parecida a In Absentia, el impacto es bueno, cosa que no me sucedió igual con Deadwing (que es un excelente disco también).

My Ashes, cambia el mood a algo más tranquilo… dreamer… acompañado de teclazos al piano bien colocados en tiempo por aquí y por allá… arreglos de cuerdas por todos lados en este corto pero excelente track, que te lleva al lado psíquico (que no psicodélico) de la banda, ese que te deja aturdido hasta el cerebelo, sobre todo porque sabes que lo que sigue es una nueva sorpresa….

¡Y vaya sorpresa! Anesthesize puede ser el mejor track del año… El arranque de Harrison en los tambores, mientras los teclados dulces y triángulos y percusiones adornan el inicio de los casi 18 minutos de éxtasis de este inolvidable track. Un track muy tranquilo durante los primeros 4 minutos después de los cuales entra un requinto de guitarra que anuncia el primer cambio… sonidos en off… para que un minuto después, los graves en la guitarra distorsionada, bajo y batería (y el excelente teclado al fondo) te vayan preparando mentalmente … y esperas … y esperas (como otro Voyage 34)… y comienza el ansia… y qué buena la batería… y qué buenos los arreglos… cuando más de un minuto después arranca el hard… el casi metal de varios tracks de los Porc… y te regresan al loop… continúa el ritmo… puro ritmo…. la voz frágil de Wilson que cómo combina bien con lo que hay atrás… ya estamos acostumbrados y la combinación funciona y la combinación no te permite decir que sea hard, que sea metal, Porcupine Tree hace su música como pocas bandas pueden decirlo… haciendo lo que los demás no pueden hacer… Acercándote al minuto 10 un pequeño crescendo… que anuncia que viene otro cambio, otro cambio que se da y para bien… atención al minuto 11… ahora si, durante un minuto el hard se hace presente pero de una manera natural, y el cambio es drástico… qué track!! Sigue un breve impasse… viene otro cambio… una círculo de voces… lento, dreamy, sublime y todo después de ese hard impresionante… psych es la palabra. Este track hace honor a su nombre… esto llega al cerebro, casi sin pasar por el oído… todo lo demás está anestesiado y el proceso se da a lo largo de todo el track casi sin que lo notes. Sí, los Porcs saben hacerlo: juegan con tu psique.

Anesthesize debió haber sido el último track. Difícil poner atención después de lo que acaba de pasar y, sin embargo, Sentimental también es capaz de tocar fibras con su piano lento que crece acompañándose por la base rítmica… el track lento, el track suave del disco, ecos, sonidos electrónicos por aquí y por allá…. bonito track.

Way Out Of Here y la voz quebradiza de Wilson casi susurrando en el inicio de este track que tiene sus cambios más agresivos, dejando esa sensación que sabe dejar muy bien la banda.

El disco se despide con un Sleep Together, que arranca suave pero energético a base de la batería y las atmósferas en el fondo, a medida que se prepara para despegar, lo que hace casi dos minutos después al nuevamente distorsionar la voz y agregar volumen a la distorsión de la guitarra y al bajo, mientras los teclados en el fondo crecen y crecen. ¡Qué buen bajo!

Pocas bandas crean su propio género. Vaya que Porcupine Tree ha navegado por varios estilos definiendo el suyo propio. Se están volviendo inconfundibles.

Es muy posible que este release ensombrezca el otro que espero tener por estos días con Marillion y su Somewhere Else (malas críticas) e incluso a Rush y Snakes & Arrows … Insisto, difícil la tienen las otras bandas. No te lo pierdas… es el disco matón del año… no hay lugar a dudas… no le pienses, haznos caso!!


by Jesús Díaz

No cabe duda que el Sr. Steven Wilson es un genio. Es prolífico, ayudando aquí, produciendo acá, colaborando en este otro lugar. Pero su principal proyecto es Porcupine Tree y se agradece sobre manera que no lo descuida en lo absoluto.Tenemos ahora Fear Of A Blank Planet, la última maqueta de la banda inglesa y es un portento de disco, total y absolutamente redondo.

Fear Of A Blank Planet. Un intro largo de guitarras arpegiadas y teclados atmosféricos hasta que entra la bateria (ojo, este instrumento juega un papel importante a lo largo del disco). Voces procesadas, rasgueos fuertes de guitarra (sin llegar a decibeles metálicos) hasta llegar a los inconfundibles y característicos coros que hacen la música de esta banda tan convincente y a la vez accesible. Un buen comienzo, pero solo un pequeño atisbo de lo que está por venir.

My Ashes. Una canción suave, melancólica, algo así como el Lazarus de este disco. El inicio con un piano rhodes nos recuerda por momentos a No Quarter de Zeppelin. Estoy seguro que este mismo intro es el que usan al abrir los créditos de su reciente DVD en vivo. Aparece en breve una voz susurrante, nítida con tímidos rasgueos de guitarra acústica, misma que al llegar al coro se funde con cuerdas (creo que es la primera vez que las usan). La melodía es hermosa y estarás por días repitiéndola en alguna parte de tu subconsciente, que parece ser es el área donde mejor trabaja la música de Porcupine Tree.

Anesthesize. Desde Sky Moves Sideways la banda no escribía un track de más de 15 minutos y no podían haber escogido momento mejor. No podrían haber escrito un track mejor, de hecho. De nuevo, Gavin Harrison hace todo un despliegue de buen gusto con las percusiones – siempre en primer plano – al inicio de la canción, donde aparece otra (si otra) bella melodía que aunque es simple parece contrastar con todo lo que pasa tras bambalinas. Entonces, alrededor del minuto 4 transcurrido aparece un contundente solo de guitarra cortesía de Alex Lifeson de Rush que termina por despejar las dudas (si algun ingenuo todavía las tenía) de que estamos frente una canción de esas que solo se escriben cada cierto número de años. Ritmos sincopados, con todos los instrumentos jugando un papel importante, a tiempos distintos creando una tapiz sónico indescriptible. De repente, la guitarra toma el control, con los riffs mas fuertes quizás de todo el disco creando un ritmo que desafiaría al más estoico de todos, al alma más impávida y gélida del planeta a no llevar el ritmo con la cabeza. Un mellotron suave de fondo, casi imperceptible da pie a la voz siempre bienvenida de Steve que gime “the dust in my soul makes me feel awake in my legs”. Wow…y apenas vamos a la mitad de la canción. Entrando al minuto 11 estamos ante la evidente fascinación del Sr. Wilson por los ritmos acitronados de Tool/Opeth/Meshugah y demás bandas de metal cerebral y es aquí donde no aguanto más y me paro a hacer mi obligado headbanging. Temo decir dura solo un breve tiempo porque pareciera que es en este momento que se disipa la tormenta (¿o que entras al vórtice del huracán?) y aparece un remanzo, con un pasaje lento que nos lleva de la mano, sedándonos hasta el final. Es así como termina la mejor canción que haya escrito Porcupine Tree en sus casi 25 años de existencia.

Sentimental. Track atmosférico, que bien podría haberse desprendido de Stupid Dream o de Lightbulb Sun. Caray, no sé cuántas veces voy a decir esto, pero va de nuevo: aparece oooootra bonita melodía en el coro, con suaves arpegios de piano. El cuerpo agradece este tipo de descansos después de que ha sido expuesto a tareas demandantes con fue el escuchar el track anterior.

Way Out Of Here. Otra participación de lujo tenemos aquí con el Señor Robert Fripp de King Crimson imprimiendo su sello con sus tradicionales soundscapes. Como es de esperarse estamos ante el corte más obscuro, menos inmediato pero no por eso menos reconfortante del disco. Por última ocasión, aparece algun rasgueo metálico de guitarra sólo para no dejarnos olvidar de quién se trata.

Sleep Together. Para cerrar el disco (si, todo tiene un fin…sniff!) la banda escoge este tema, también obscuro y con muchas atmósferas, loops y cuerdas. Richard Barbieri en los teclados y efectos electrónicos se pone a par con Colin Edwin en el bajo para hacer evidente que no son solo acompañantes sino piezas fundamentales en el sonido de los porcs.

Y así, sin más, se me caen las lágrimas al terminar de escuchar semejante obra de arte. Creo yo un disco mayor no solo en la discografía de la banda ni en el panteón de los grupos progresivos, sino del rock en general. Un disco por el cual muchos otros serán medidos cuando el tiempo llegue.

Votchi: Unicorn

votchi unicorn

Votchi
Unicorn
(Barandov Records)
2004 []
Prod: Self-produced
Site:
http://www.votchi.cz/ 
Eval: 4.5/5

Tracks

  1. Change Myself (5:05)
  2. Save My Friends (5:08)
  3. Searching (3:48)
  4. Unicorn (3:49)
  5. You’ll Never Find Out (4:09)
  6. Demon’s Eyes (5:56)
  7. Sad Song (4:17)
  8. Lady Death (5:15)
  9. Fantastic Dance (0:55)
  10. It’s Over… (5:10)
  11. …Now (3:02)

Reseña/Review

De nuevo, otra extraordinaria banda languideciendo en la obscuridad. Esta banda checa de progresivo duro blusero es todo un caso. Guiada por el hammond potente de Miroslav Muzik con frecuentes intervenciones de flauta y una voz aguardientosa, la música de Votchi nos recuerda por momentos a Uriah Heep, en otras a Deep Purple y por supuesto, de vez en cuando a Jethro Tull. Nada demasiado complicado ni virtuoso, solo música con mucho feeling y buenos riffs, lo suficiente como para estar buscando frecuentemente este cd en la creciente repisa del material que nos llega.

Es curioso – e injusto – que no he visto alguna reseña de esta banda en los sitios que frecuento. Deberían, habrá que hacer algo para que este excelente sexteto sea descubierto por los amantes de la buena música. Visita su página, baja algunas de sus canciones y conviértete, no te arrepentirás.

Pure Reason Revolution: The Dark Third

purereasonrevolution thedarkthird

Pure Reason Revolution
The Dark Third
(Holograph / Sony BMG)
2006 [04.06]
[psych rock]
Prod
: Paul Northfield + Pure Reason Revolution
Site: http://www.purereasonrevolution.com (taken by a japanese page)
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/purereasonrevolution
Eval:4.5/5

Tracks

  1. Aeropause (instrumental)
  2. Goshen’s Remains
  3. Apprentice Of The Universe (
  4. The Bright Ambassadors Of Morning (11:56)
  5. Nimos & Tambos (3:44)
  6. (I) Voices In Winter (3:45)
    (II) In The Realms Of The Divine (2:49)
  7. Bullitts Dominæ (5:22)
  8. (I) Arrival (2:27)
    (II) The Intention Craft (6:26)
  9. (I) He Tried To Show Them Magic! (2:02)
    (II) Ambassadors Return (3:05)

Músicos/Musicians

  • Chloe Alper – voz + bajo
  • Andrew Courtney – batería + percusión
  • Jon Courtney – voz + guitarras + programación + teclados + bajo
  • James Dobson – teclados + violín + programación + voz + bajo
  • Gregory Jong –  guitarra + voz + teclados
  • Jamie Wilcox – guitarra + voz

Review/Reseña

Ha habido cosas interesantes este año en las islas, incluyendo el overhype de los Arctic Monkeys, lo interesante de la mezcla de los Guillemots (desde el año pasado)….¿Yo? ¡Yo me quedo con Pure Reason Revolution! Me apetece más que sea el next big thing que han estado esperando los británicos durante mucho tiempo. Muchas otras bandas ya reseñadas no han podido, por la razón que quieran llegar donde pueden y esperemos que no sea el destino de PRR.

La historia misma de cómo llegamos con ellos es simpático. El buen “El Jesús” me los recomendó, seguramente por su siempre intensa búsqueda y quizá ya los había contactado. Consiguió el disco y lo recomendó. Escuchar que algo podría parecerse a Floyd y más cerca lanzó mi búsqueda frenética: no se encontraba en Monterrey. A pedirlo a la frontera en un Best Buy… No le quería dar todo el crédito para no decepcionarme, pero el disco sobrepasó las expectativas… Lo curioso es que la banda se había encargado de enviarnos unas copias que permanecieron casi 6 meses!!! por una confusión en la estación de radio.

Pero bueno, lo que interesa es platicarles sobre el hallazgo: todo un descubrimiento y una maravilla.

Estamos ante una mezcla heterodoxa de ritmos y géneros… una especie de fusión de lo que en lo particular me gusta: el pop, el space, el psych, el prog. ¿Qué más se puede pedir?

El disco no puede comenzar mejor: Aeropause es todo un viaje, con reminiscencias de Floyd en las guitarras, pianos y una delicia al arrancar la batería y percusiónes que atisban desde el inicio, titubeantes al inicio y después sin irrumpir se van acoplando sin el menor de los ruidos… el bajo y todo en un ritmo tendiendo a lento y con su pico hard más vertiginoso, dando entrada al primer track cantado Goshen’s Remains, donde las armonías vocales hacen un buen trabajo, que sin ser excelente, marcan a lo que sonará el grupo. Bueno, buenísimo, sobre todo cuando escuchas la voz de Chloe Alper (no me esperaba una mujer después de escuchar el primer track y me sorprendió gratamente).

Continúa Apprentice Of The Universe, con sus sintetizadores “spacey” de nuevo con un mood suave, mientras, al igual que varios tracks, crece, aunque el clímax no alcanza a llegar a la cúspide de otros tracks, sin que esto demerite. Oigan cómo suena el bajo en este track (más que la ejecución el sonido y la presencia… se repite en otros tracks).

The Bright Ambassadors Of Morning, sólo con el título me ganó. De nuevo empieza lento, en este caso en un trance que se aumenta con los lamentos de las voces, principalmente Alper. El casi-silencio antes de la entrada de baterías y percusiones y otro nivel de trance es todo un hit. Los coros se vuelven más teatrales, excelentes. A los 6 minutos otro cambio y, otra vez, escuchen el sonido del bajo por ahi del minuto 6 con 20 segundos… cool. Dos minutos después, el ya clásico sello de la banda: el clímax, para volver a regresar y continuar… infinitamente durante los casi 12 minutos del track. De lo mejor del disco.

Nimos & Tambos es más rápida, incluso desde el arranque y en cómo te va llevando, ahora ya reconociendo plenamente el estilo vocal que hacen peligrosamente parecido a otros tracks. Aun y cuando canten sobre un ritmo más movido y distinto, por lo mismo al resto. Parecería incluso que buscasen un sencillo que en el estándar de 3 minutos y medio entregara lo que hace la banda.

Voices In Winter, primer movimiento de una pequeña suite que completa In The Realms Of The Divine, suena a veces al pop electrónico de Zero7 sobre todo al inicio. El segundo movimiento (Realms) más movido, más sonoro, con más coros, parecería no ser el complemento sónico del primero.

Llega, después de un tranquilo Bullits Dominæ (oidos puestos a los arreglos de cuerdas del fondo), el track del disco: Arrival/The Intention Craft que igual que Voices y Realms es una suite. Esta sin embargo DEBE escucharse completa (de hecho prácticamente todo el disco, sin embargo éste track lo amerita) para ir viviendo esa introducción que crece y crece desde los primeros sonidos de pájaros y el beat y las percusiones, hasta llegar al breve silencio que presenta The Intention Craft, el sencillo que están promoviendo con justa razón. Un track que en sí, logra mezclar todo lo que hace la banda en una mezcla perfecta. El duelo de voces masculina y femenina, las guitarras, las percusiones y la sección rítmica que “silenciosa” hace su trabajo atrás y lo hace muy bien. Los arreglos de cuerdas, el bajo, el crescendo de la batería en un momento del track, los pianos, los silencios, las armonías vocales en los coros, el cambio a los 7 minutos y medio… Todo es perfecto. De esos tracks con los que te quedas…

El disco cierra con otra suite He Tried To Show Them Magic!/Ambassadors Return que cierra muuuy bien el disco, tracks que finalmente alcanzan a oirse distintos (aún y cuando regresan los embajadores de la mañana) aunque ya reconoces a la banda.

Quédense después de Ambassadors Return…hay sorpresas!

¿Qué porqué 4.5? Me hubiese encantado tener la versión azul, británica y sin el aviso del FBI (exageré, exageré, exageré,….), aunque me hubiese perdido The Arrival/The Intention Craft y el bonus track (Asleep Under Eiderdown); sin embargo, me perdí de The Twyncyn/Trembling Willows y The Exact Colour de la versión británica.

De veras estás ante una revelación y fuerte competidor a disco del año 2006.