Highway Child: Sanctuary Come

Highway Child
Sanctuary Come
(Elektrohasch)
2010 Original 2009.03.23
[rock]
Prod:
Site: http://www.highwaychild.dk
Tracks @ MySpace: http://www.myspace.com/highwaychilddk
Eval: 4.5/5
Art(e):

Tracks

  1. Red, White And Blue (2:17)
  2. In The End (4:00)
  3. When The Sun Burned The Ground (4:21)
  4. Sanctuary Come (2:46)
  5. Once Is Once Too Much (4:31)
  6. Turn Me On (3:48)
  7. Dear Girl (2:36)
  8. You You You (2:56)
  9. Take You Down (2:28)
  10. Born On The Run (10:40)

Músicos/Musicians

  • Patrick – voz
  • Paw – guitarras
  • Christian – bajo
  • Andreas – batería

con/with

Reseña/Review

Elektrohasch, excelente sello alemán especializado en stoner rock y psicodelia realmente ha estado haciendo el trabajo publicando bandas que están haciendo buena música (gracias a Zygmatron Promotions). Normalmente no es música comercial, sin embargo creo que con Highway Child pueden encontrar una verdadera mina de hits.

Los daneses se dedican a hacer una psicodelia estupenda en Sanctuary Come, he visto el tag de garage rock, pero francamente la banda va bastante más allá (sin menospreciar al garage rock).

El disco arranca con la energía tremenda de una guitarra distorsionada con Red, White and Blue, mientras aparece una voz estupenda que llega a recordar a Toine van der Meijden de la banda holandesa Aemen por momentos, sin embargo hay más crudeza y rudeza cuando se necesitan. Este es el track que quizá podría atraer la etiqueta de garage, sin embargo esta se desvanece casi en ese mismo track al finalizar con efectos en guitarras y el track transita a In The End… totalmente psicodelia con una pizca de stoner y uno de mis tracks favoritos: noten las voces en todo momento, percusiones y la simpleza del riff de la guitarra y todos los efectos alrededor… oda psicodélica.

Highway Child se llena de teclados, baja un poco el tempo y de cualquier forma atrapa, se pega y la traes en la cabeza más tiempo del que quizá deberías… el bajo también contribuye… otro excelente track.

Sobre un piano inocente y tras la voz que vuelve a recordar a Aemen, sin coincidir con la música, en un track de corte inglés hasta que escuchas el nombre del track, Sanctuary Come da un pequeño respiro sobre lo que se viene escuchando al momento intercalándose muy bien en el disco.

Con una sofisticación en crudo, Once Is Once Too Much y sus acústicas combinadas con las eléctricas comienza de nuevo a calentar motores sin la energía de los primeros tracks, pero con la misma contundencia e in crescendo que te va preparando para un siguiente track que esperas más rápido, con más energía y que nos regalan en Turn Me On, un track para el concierto… para estadios (que esperemos que en algún momento llene la banda) aquí la sección rítmica hace un excelente trabajo, dando paso al requinteo salvaje y a la vez suave mientras que la voz se aprovecha al límite con grito y algunas inflexiones a la Plant… excelente track también… difícil escoger entre tanto buen track.

El ánimo vuelve a cambiar con las acústicas y lo que podría ser (no los engaño, no lo es) una especie de track de hard rock acústico estilo americano (el que nunca falta en ciertas bandas americanas), pero aderezado por un acento europeo y con una correcta ejecución suficiente para no convertirlo en una caricatura… es Dear Girl.

El mood Plant (que no necesariamente la voz) se vuelven a poner a tono en un track bastante más movido, lleno de palmadas, 1, 2, 3’s y muchos otros clichés bien llevados que creciendo poco a poco son otro posible ejemplo de garage, pero psicodelizado (con cambios de tiempo y toda la cosa) en mi track favorito por lo simple y la sensación que deja al final You You You.

Take You Down arranca con un bajo crudo, simple que se clava en el cerebelo al inicio y que al unírsele voz y guitarras toma toda la forma de otro buen track de rock abluesado junto con las palmas de las manos y la batería.

Cerramos el disco con lo que, sin serlo, podría hacer las veces de la balada necesaria, acústica, que igualmente abluesada despide el disco en la tranquilidad después de una tormenta de sonidos que llenaron y que hicieron de Sanctuary Come una delicia… Born On The Run.

Esta reseña la comencé en Septiembre del 2010… sí, me retrasé pero aquí está uno de los mejores discos que recibimos el año pasado (aunque originalmente es de 2009). Espero con ansias el siguiente ejemplar de la banda.

http://player.soundcloud.com/player.swf?url=http%3A%2F%2Fapi.soundcloud.com%2Ftracks%2F10485882&show_comments=true&auto_play=false&color=1f8cdc In The End by Highway Child

Anuncios

Big Big Train: The Underfall Yard

eufonia_remarkable

Big Big Train
The Underfall Yard
(English Electric Recordings)
2009
[progressive rock]
Prod: Andy Poole
Site: http://www.bigbigtrain.com
Tracks @ MySpace:
Eval: 5/5
Art(e): Jim Trainer

Tracks

  1. Evening Star (4:53)
  2. Master James Of St. George (6:19)
  3. Victorian Brickwork (12:33)
  4. Last Train (6:28)
  5. Winchester Diver (7:31)
  6. The Underfall Yard (22:54)

Músicos/Musicians

  • David Longdon – voz +  flauta + mandolina + glokenspiel + organo + dulcimer (dulcémele) + salterio
  • Andy Poole – bajo + teclados
  • Greg Spawton – guitarras + teclados + bajo

con/with

  • Nick D’Virgilio – batería
  • Dave Desmond – trombón
  • Rich Evans – corneta
  • Jon Foyle – cello eléctrico + cello
  • Dave Gregory – guitarra + cítara eléctrica + ebow + mellotron
  • John Truscott – tuba
  • Nick Stones – corno francés
  • Jem Godfrey – sintetizadores
  • Francis Dunnery – guitarra

Reseña/Review

¡Maravilloso!

Este es de esos discos que no hay necesidad de reseñar. ¿Te gusta el progresivo? ¿Te gusta la buena música? Deja de leer y trata de conseguir este disco lo antes posible (Su salida está programada para el 15 de Diciembre).

Recibimos el disco hará un par de semanas. Es un disco sobre el cual no se puede escribir sin antes paladear una y otra vez el material. Este trío británico es un Génesis (el de Gabriel y el temprano con Collins) para este nuevo siglo. Es el sexto álbum y desafortunadamente el primero que escucho. Jesús ya tiene material anterior de la banda. Para mí fué una experiencia casi como la de escuchar Selling England By The Pound para este siglo… y vaya que esto es mucho decir: Las experiencias nunca son iguales, pero lo que se percibe y se siente puede parecer similar a veces.

Desde la presentación (portada, pinturas, booklet) el álbum parecía algo distinto… no sabía la sorpresa que traía adentro: Un regalo de navidad adelantado.

The Underfall Yard de veras que te trae imágenes (tal cual lo hizo en su momento Genesis) de una Inglaterra común pintadas bellamente en un tapiz de sonidos que hacía tiempo no se escuchaban así, al menos no por mis oídos.

Voces a capella arrancan como si fuesen parte de un interludio del Smile de Brian Wilson, el track, sin embargo se desarrolla a lo largo de sus casi 5 minutos instrumentales en donde se destacan los vientos, desde la flauta hasta toda la sección de vientos que los acompaña en Evening Star.

La entrada de la batería de Nick D’Virgilio (Spock’s Beard, NDV) sin embargo es lo que comienza a destacarse: como músico invitado de la banda no pudieron haber escogido a alguien mejor. En lo general la batería que sí es protagonista termina quedándose en su lugar sin sobresalir -a menos que le pongas toda la atención- y eso en una banda es un cumplido. El bajo que termina de formar la sección rítmica, debe ser escuchado como parte del fondo que hace que todo suene tan bien, sin embargo, todos hacen su parte y la introducción de alientos aunque no es tan novedosa, debe ser atendida como algo realmente impresionante en este disco.

Esta batería es la que arranca Master James Of St. George, un track líricamente de lo más simple que se pueda uno imaginar, sin embargo se le saca el mayor provecho con la voz entre potente arrulladora y rasposa de Longdon que es una delicia. Atención a la guitarra a partir de la segunda mitad del track. Una maravilla…

La guitarra acústica y los vientos al inicio de Victorian Brickwork y sus 12 y medio minutos recuerdan pasajes del progresivo más pastoral (ojo con el cello), siendo el telón de fondo para la voz de Longdon mientras el track se construye y a partir del minuto con 55 segundos arranca un progresivo lleno de energía, un riff de los que termina pegándose al cerebelo, entre coros y cambios de ritmo y mood (de la energía a lo suave y dulce) a todo lo largo de los bien aprovechados minutos del track. Nuevamente, escuchen con todo detalle la sección rítmica (el bajo es extraordinario, ni qué decir de la batería), los teclados y los vientos que aparecen por todos lados, sobre todo al final.

Y siguen las sorpresas con Last Train, otra delicia progresiva, dulce y tremendamente ejecutada, en esta ocasión con más sección rítmica y guitarras (las partes eléctricas y acústicas), con teclados de fondo. Winchester Diving arranca largamente con cuerdas, guitarras, flautas y demás una introducción de más de dos minutos, mientras se narra el trabajo de un buzo cuyo trabajó salvó la catedral a principios del siglo pasado.

El disco cierra fenomenal con la épica The Underfall Yard donde se alcanzan a escuchar algunas notas de Evening Star. Pongan especial atención al cello y a los alientos en la segunda mitad del track.

Me declaro fan de Big Big Train a partir de ya. Soy de los que un track bien ejecutado puede significar una o más lágrimas… este disco me arrancó 6. Por favor, adéntrense al sitio de la banda y escuchen en stream este disco…. y pídanlo. Sería un crimen si no.