Meandering Mine: Neanderthal Nein

meanderingmine
Meandering Mine [DE]
Neanderthal Nein (2015.10.15) [debut]
Prod: Wolfgang Wiemer
Músicos/Musicians
  • Wolfgang Wiemer – guitarra + vox
  • Roman Suschko – bajo
  • Stefan Gonglach – teclados
  • Fabian Samhammer – batería
Tracks
  1. Deus Ex Machina (3:12)
  2. La Burst (1:19)
  3. Orpheus (6:01)
  4. 3Hz (1:52)
  5. Lindblum (6:32)
  6. Kanon (5:56)
  7. Nein (6:55)
  8. Trivial Thing (7:16)
  9. Espresso (0:53)
  10. Leer (11:12)
  11. Joker (4:12)
  12. Thomas (3:57)
  13. Bad Apple (9:30)

Tenía rato de que no se me movía el cerebro (y hablo más bien de que “físicamente se mueva dentro del cráneo”) hasta escuchar esta banda de Munich que lleva formada desde 2010. ¡Fabulosos! ¡Extraordinario álbum debut!

Hemos estado alabando el disco durante unas semanas (después de recibirlo de la banda) y ahí van los porqués:

Antes de comenzar: este álbum debe escucharse completo: búsquen una hora con 10 minutos en las que decidan escuchar el disco y eviten interrupciones.

Comencé a escuchar el disco -como casi siempre- con mente abierta y arrancando con tracks con más metal en su ADN que otra cosa, aunque los coros casí imperceptibles y los cambios de tiempo en Deus Ex Machina anunciaban algo “distinto” ¿progresivo? quizá.

La Burst (óiganlo, que quizá no escúchenlo) mostraba que la banda estaría experimentando: ¡Bien! con todo y que el experimento para casi todos será ruido.

Y llegaron los 6 minutos de Orpheus, que sin cambiar del todo la primera impresión ya tiene sonidos y motivos más interesantes: “Me quedo a escuchar el álbum” fué la decisión, después de los primeros tracks de introducción.

Acerté al seguir una simple y acústica 3Hz que no he podido hacer que salga de la cabeza y que daba la idea del juego en el que me había subido: una montaña rusa de sonidos y emociones que provoca la música de esta banda en este álbum.

Sigue en acústico Lindblum, más elaborada, llena de voces que suenan a tu alrededor. El imperceptible bajo lleva el track mientras escuchas redobles de batallones liderados por más voces, campanas, pasos, puertas y otros sonidos que afirman la experimentación de la banda y que curiosamente no necesariamente percibes por estar más atento a la música, que hace un fade para que el gong que da pie a Kanon te haga saltar un poco mientras sigues escuchando más y más sonidos de algo que raya en el New Age (y para los que leen New Age como algo peyorativo… escuchen antes), terminando lo que sería una trilogía “soft” en el álbum.

Dentro del continuo del disco (sí… no hay cortes por si no te has dado cuenta hasta hoy) entra ahora Nein, más “electrónico”, más movido, comenzamos a subir en la montaña rusa de sensaciones nuevamente, ahora entre voces elevadas, distorsiones, neoprog y lo que quieran añadir hasta llegar a un final oscuro, casi “doom” en el track.

Arranca, después de un corte pero como continuando el track anterior, Trivial Thing, con voces en off mientras la batería lidera a sonidos de guitarra y teclados alejados que van creciendo y desarrollando un track nuevamente de metal que atrás trae ritmos a-la-discipline… buen track que termina al comenzar la batería de Espresso, un puente a base de batería que conduce después de unos segundos al espectáculo:

Leer comienza con harmónicas de guitarra entre la voz de Wiemer mientras asoma el bajo hasta que aparece la batería de Samhammer y el track comienza a “elevarse”… hay que escuchar los arpegios silenciados de la guitarra, los teclados con sonidos de xilófono, batería y bajo en conjunto alrededor del minuto 3 (antes y después) el track sube y baja, enmudece (salvo la guitarra) enmedio de sonidos ambient y regresa con sonidos de agujas rasgando vinilos, mientras la batería está prácticamente 7 minutos del track llevando el ritmo sea con tambores, sea con platillos hasta que todo se silencia, entran los teclados de Gonglach para llevar a más experimentos de sonidos, voces, teclados y la prominencia y tremor del bajo de Suschko, que comienza a “jazzfunkear” unos segundos. El track pues está diseñado para exhibir a los 4 músicos coherentemente.

Unos segundos de voces “en off” entre ambos tracks, da pie a la extracción de sonidos, ritmos sincopados, jazz y experimentación que es Joker, un track anárquico que termina funcionando con todo y sonidos circenses, extraído de los teclados y que combinado con el resto de intervenciones de los músicos que lo hacen un track oscuro y continuado por Thomas, que reduce la ansiedad del track anterior y nos va preparando para el final a través del ambient de los teclados y sonidos de viento de una orquesta afinando y preparándose hasta el clímax, convirtiendo el track en un extenso puente para llegar al final:

Bad Apple, el track (¿más?) progresivo del álbum, que remata lo hecho por la banda en el álbum, notándose aún más lo que han logrado los músicos para ser una unidad.
Seguramente no será un álbum para todos, sobre todo, después de haberlo promovido con muchos amigos y pedir feedback: lo que sí es un hecho es que entre los “¡Rarísimo!”, “¿Qué género es?” siempre se escucha un “Son buenos” unánime.
¿Yo? Ya lo dije: es uno de los mejores álbumes que he escuchado en 2 años.
Por favor apoyen a las bandas: de serles posible, adquieran su material físico. Les dejamos algunas opciones:
Reseña del Ciro desde
Mazatlán, SIN, MX
Publicado originalmente en Medium
Anuncios

Beardfish: +4626-COMFORTZONE

beardfish_4626comfortzone

Beardfish [SE]
+4626-COMFORTZONE (InsideOut) – 8th album
2015 [01.12]
[progressive]
Prod:
Beardfish
Site: 
beardfishband.com
Eval: 4.5/5
Art(e):
Jesse Loboda

Tracks

  1. The One Inside Part One – Noise In The Background (1:47)
  2. Hold On (7:47)
  3. Comfort Zone (9:34)
  4. Can You See Me Now? (3:43)
  5. King (5:43)
  6. The One Inside Part Two – My Companion Through Life (4:05)
  7. Daughter/Whore (5:22)
  8. If We Must Be Apart (A Love Story Continued) (15:34)
  9. Ode To The Rock’n’Roller (7:20)
  10. The One Inside Part Three – Relief (4:33)

Músicos/Musicians

  • Rikard Sjöblom – voz + teclados
  • David Zackrinsson  guitarras
  • Robert Hansen – bajo
  • Magnus Östgren – batería

Reseña/Review

Y sí, volvimos a las reseñas después de mucho, mucho tiempo.

Los suecos regresan, después de algunas experimentaciones con su octavo álbum haciendo que el 2015 inicie fenomenal… regresando a lo que hacían en The Sane Day o Sleeping In Traffic … ese revival que no copia y que utiliza elementos actuales para recordarnos al progresivo de los 70’s… en esta ocasión llegando hasta el metal de la época… al menos pincelando de vez en cuando con él.

Una introducción con voz en off todavía no deja saber qué es lo que va a pasar, debes dejar pasar casi dos minutos que generan la expectativa… mera introducción y literalmente un poco de Noise In The Background.

Hold On… riffazo antes de que entre el coro con el título y comience a desarrollarse el track, arpegios, seguimiento de toda la banda a la voz de Sjöblom en todo el estilo progresivo setentero… ¡Maravilloso!

Comfort Zone arranca con una eléctrica muy a los 70s, alguno dijo “Santanera” aunque no necesariamente… los teclados, sin embargo se encargan del primer cambio antes de escuchar la voz y vaya cómo se desarrolla el track: las conversaciones vocales generan un intermedio sensacional y termina en crescendo a base de teclados… buenísimo…

La cosa se pone un poco más pop (si es que puede decirse así) con Can You See Me Now? y su piano (y resto de teclados) donde la voz de Sjöblom destaca especialmente.

En King Hansen se hace presente ya sea sosteniendo acordes, siguiendo guitarras pesadas, casi haciendo metal (¡Gracias David Zackrisson!) o abriendose paso junto con la batería entre la voz de Sjöblom, con cambios a ritmos sincopados, de metal, de todo… está de lujo… buenísimo track.

La acústica de My Companion Through Life anuncia un track más tranquilo suave y relajado que se disfruta y hace cerrar los ojos…

Cuando puedan, escuchen juntas las tres partes de The One Inside… realmente hacen un track con su leit-motif sonoro… los tracks encajan en el álbum y suenan buenísimos juntos…

Todo se acelera con Daughter/Whore, más agresiva, más metálica y donde todos los músicos cooperan (oídos atentos en el cambio al minuto 2:05).

Los teclados anuncian a la cereza del pastel, entregada un par de tracks antes de finalizar: If We Must Be Apart tiene todos los elementos que la banda ha estado cocinando desde su inicio se manifiestan en los 15 minutos de este track, al tiempo pomposo, exagerado, pretencioso, lleno de cambios (el del minuto 2:30 lleva a sacar alguna que otra lágrima de felicidad auditiva), largo -y nada se dice en el mal sentido-  es todo lo que algunos pudieran llegar a odiar del progresivo y que aquí adoramos y reconocemos… #odienmemás ¡Buen trabajo!

Ode To The Rock’n’Roller más rock, menos progresiva, pintada por segundos de jazz quizá hasta sale del molde del disco por momentos, sigue siendo un buen track… al menos da pie al final del disco que -de nuevo- les recomiendo escuchar junto con las dos primeras partes de The One Inside.

Buen disco, buena banda, buen inicio de año.

Por favor, ayuda siempre a las bandas, adquiere su música antes de piratearla, atiende los conciertos, búscalos en sus sitios y adquiere su mercancía. Aunque parezca paradójico esto ayuda a que la música siga siendo arte y no ciencia mercadológica.