Trying to transit

OK.

Now that Google+, Facebook and Twitter has made us think about what we are doing right and wrong, we also will try to send this site back to WordPress.com and be part of the great community. After all, we have the option to send our main domain eufoniaradio.net here (we’ll first try some things on WordPress.com before).

Hope this will work as we want… give us some weeks to make our testing on this.

Visit us at http://eufoniaradio.net

Other places to check about us

BTW: Have a Merry Xmas and Happy New Year!

Anuncios

Ya estamos en Google+

Tenemos cuenta ya en Google+ (y ya pueden darnos sus plus one’s en cada post).

Pueden visitarnos en eufoniaradio.net en Google+

Todavía no estamos totalmente conectados, pero estaremos tratando de realizar algunos hangouts y -por si todavía no lo sabes- trataremos de trasladar en algún momento las sesiones de vídeos que tenemos viernes y sábados alrededor de las 21:00 horas (GMT – 6) a Google+. Esta al pendiente y estaremos tratando de anunciar por aquí cualquier novedad.

Importante: Si no ves posts o información -fuera del perfil- es porque todavía no eres parte de nuestros círculos… suena ostentoso… pero por lo pronto lo manejaremos de esa forma… no todo es público. Añádenos y te añadiremos igual.

El link ya aparece abajo en el pie de página.

 

Escribiendo sobre música: otro déjà vu

Preparándome para trabjar en la reseña de The King Of Limbs de Radiohead (que tendré que escuchar algunas veces más, no por otra cosa sino para tratar de apreciarlo más y quizá influenciado por este post), mientras buscaba algunos datos, encontré algunas críticas negativas del material y me topé con los consejos de Everett True para quienes quieren ser críticos de música.

musiccritic1-300x257Es una especie de manifiesto para quienes quieren trabajar escribiendo para revistas, sitios, etc. establecidos, lo que NO nos describe -al menos a nosotros en este pequeño sitio- para nada. Existen varias aseveraciones muy crudas, muchas de ellas triste y apabullantemente ciertas y que aconsejan a veces lo contrario a lo que hacemos en este sitio (“No trates de describir la música”), muchas que reflejan la crisis de la industria de la música y otras casi atemporales. De ninguna manera son ley o deben ser leídas con el mismo grado de importancia. Nadie tiene el poder de ser la ley de Dios y que por escribir algo todo sea válido, aunque las palabras para alguien puedan ser ciertas  (ni el mismo True, como bien lo declara en su perfil de blog: “Mientras creas en mí, tendré el poder de Dios, cuando dejes de creer, simplemente desapareceré” ).

Afortunadamente, no escribimos para una gran revista o sitio. Tratamos de ver el arte en la música y disfrutarla como tal, en donde ciertamente habrá artistas sobresalientes y otros no tanto, incluso algunos que no debieron haber intentado serlo. Tampoco estamos ciegos a que la música se ha convertido en un negocio, para fortuna de algunos, nosotros incluídos (el acceso a la misma es impactante, la cantidad de bandas y artistas también) y para desfortuna, en muchos casos, del arte musical mismo: Sabemos que los músicos consolidados son parte de este negocio y sin embargo, todavía creemos que muchos de ellos viven para el arte, les hemos creído en entrevistas, lo hemos constatado al hablar con ellos, gente por lo general maravillosa que tiene el don de saber hacer música y -en muchos casos- vivir para ello. También hemos descubierto a musicos independientes con menos compromisos económicos, igual de buenos, que persiguen fines que van más allá del dinero.

A veces parecería que el mejor crítico es aquél que destruye sistemáticamente y con las frases más ingeniosas aquello que llega a sus oídos, iPod, estéreo, etc. Dense una vuelta por las críticas a Radiohead: Que si comienza a experimentar, porque experimenta, que si adquiere un sonido y no experimenta, porque “se queda estancado”, que si saca el OK Computer, porque es muy progresivo y lo progresivo está vetado en muchos medios. Y no malinterpreten, no es un post para defender a la banda: esto ocurre casi con cualquier músico serio, no así (curiosamente) con los megastars pop (interesa más su vida personal que su música). ¿Lo más interesante? Radiohead no va a dejar de ser Radiohead, no va a dejar de vender lo que deba vender, no dejará de ser pirateado o no, por lo que alguien escriba: si a quien escucha la música le agrada, le genera algo, va a tratar de conseguirla, para lo que sea…

Porque la música debe generarte alguna sensación: un disco puede ser lo mejor para alguien y un bodrio para otra persona. Cada quien pone atención en detalles diferentes y en combinaciones de ésos detalles: las letras, el ritmo, lo repetitivo, el ruido, la distorsión, la claridad, la ejecución, la composición… Y aparte, como todo arte, llama a los sentimientos y estados de ánimo del receptor. Hoy puede no gustarme una canción o un álbum y tres meses después, cuando le vuelvo a dar una oportunidad, se convierte en uno de los favoritos. Finalmente, el gusto también se puede generar. Si no has escuchado detenidamente un género, puede no llamarte la atención… con la práctica (escuchar, escuchar y escuchar) comienzas a apreciar, si tienes la voluntad, las ganas y la tolerancia para hacerlo. Desde hace 11 años que estoy en el programa y gracias a mis compañeros de producción hemos todos comenzado a disfrutar otros géneros… por la práctica (en mi caso, el metal y la electrónica).

Aquí tratamos de que -si llegas a leer una reseña- puedas conseguir el material y que te haga sentido lo que lees, que puedas descubrir algunos sonidos porque no seas de los que se receta todos los créditos, que puedas tener alguna comparación que te haga buscar a otra banda… que, en fin, disfrutes. No hay descargas gratuitas si éstas no están permitidas, hay un esfuerzo por apreciar y, quizá por no seguir los consejos de True (este post tiene más de 800 palabras y no 400), no seamos tan leídos como otros sitios.

No sabemos si tenemos las credenciales para ser críticos. Lo mejor de todo es que no nos importa: escribimos aquí porque nos gusta y porque disfrutamos la música que nos llega, la que conseguimos y hasta la que compramos.

Puedes leer porqué hacemos lo que hacemos en nuestro pequeño manifiesto.

_______

Listening to Harry Nilsson – Without Her

La enésima supuesta muerte del rock y la “música” enlatada

Si lo que hemos leído en los medios en el último año fuese verdad, de veras que estaríamos frente a una gran tragedia. Afortunadamente, lo que leemos en los medios gigantescos en cuanto al arte de la música (y nótese que hablo del arte, no de la industria) es la tragedia, no lo que ocurre en la realidad.

Resulta que estamos plagados de Lady Ga Ga, de American Idol y -últimamente- de Glee, la serie de musicales y lo que es más… han logrado que el público de masas, el que prefiere ver Televisa en lugar de CW/Warner, el que hace que la nota del día sea Kalimba mientras existen moviemientos de cuasi revoluciones en medio oriente, ése público de masas prefiera lo que sale de ese pop industrializado y no se permita el escuchar otras opciones.

Las carteleras, las ventas, los llenos en conciertos y las nuevas medidas de la popularidad (followers en Twitter y likes en Facebook) parecen estar dominados por los arriba mencionados: Lady Ga Ga es la celebridad más seguida y más prominente en la industria, Glee acapara las ventas en iTunes y las posiciones en Billboard.

Se “consagran” pseudo-artistas que provienen, prefabricados de Disney,  American Idol (hasta venden Rock en la publicidad, sólo por tener a … Steven Tyler (¡Steven Tyler, por todos los cielos!) en el programa… hablaremos de este efecto y el “daño” que podría achacarse a aquellos como Simon Cowell en otro post) y programas similares británicos… y pelean por el primer lugar de popularidad.

¿La conclusión de los fatalistas? … la que venimos escuchando desde hace rato … el rock ya murió, ya no es significativo, ya no lo siguen… Pues puede que el poder mediático asociado a la virulencia y avaricia por vender siga teniendo victorias y haga que otras formas de arte musical no se vendan igual, sin embargo, estas alternativas no se han contaminado todavía del virus que invadió todo desde hace algunas décadas, cuando los estadios adquirieron nombres como Staples Center, Starbucks Arena en lugar de Fenway Park y a los que la industria musical -y algunos artistas que entraron al juego- igual de codiciosa entró no sin finalmente resbalar (y no es que nos alegremos, pero era el trayecto natural, cuando los festivales musicales, eventos y demás eran también “vendidos” como todo: El Festival Coca-Cola Zero, el Pon-La-Marca-De-Cerveza-Que-Quieras Indie Rock Star Tour… I-n-d-i-e). ¿Lo bueno? Esas manifestaciones artísticas tienen sus seguidores y muchas se han convertido a su vez en marcas que, mientras dure la honestidad y falta de avaricia de los dueños, seguirán apoyando el arte de la música… Hay eventos como el SXSW que están menos asociados a patrocinadores y -aparentemente- más interesados en el arte (no sólo musical) que tienen éxito y por ende, siguen existiendo.

De igual forma, no se puede decir que el rock y otros géneros menos interesantes para las masas se estén extinguiendo… Existen disqueras que están haciendo buenos esfuerzos y que podrían sobrevivir con un poco de ánimos y menos codicia y hacerlo bien: ahí está KScope en el Reino Unido y Elektrohasch en Alemania. Es posible, sí, que no les vaya muy bien al final, porque también deben ser bien administradas y ser creativas ante el medioambiente que baja sin ton ni son mp3s en casos sin siquiera poder escucharlos (gracias a la ubicuidad del internet, los bajos precios en almacenamiento, equipos de reproducción para baja a media calidad, etc.). Sin embargo editan excelente música, misma que es escuchada por un número si no impresionante, sí importante de audiencia. Han salido buenas bandas y otras siguen haciendo música, aunque parezca que están en el underground:

Engineers, North Atlantic Oscillation, Black Spiders, The Black Angels, The Pineapple Thief, Tame Impala, NoSound, Rotor, Hypnos 69, Highway Child, Anathema, Also Eden son apenas un puñado de ejemplos de un sinfín de bandas que siguen haciendo arte con el rock (ni siquiera estoy mencionando todo el indie, la electrónica y algunos otros géneros que año con año siguen sacando excelente música).

La muerte del rock quedará en el amarillismo y en las notas sensacionalistas, mientras tengamos la capacidad de escuchar, colaborar y adquirir esa otra música: Trey Gunn con quien acabamos de hablar ofrece su disco doble por USD 18 dólares o lo que quieras dar ¿Porqué no, si quiero seguir escuchando música que él haga? ¿Porqué bajar en forma ilegal, sobre todo si hablamos de disqueras modestas que veamos interesadas en el arte más que en el dinero? Con las facilidades actuales es posible adquirir directamente, como lo haces desde Amazon. Vale la pena.

Está en nuestras manos y en las opciones creativas de los creadores de música.

Propósito de año nuevo o Scott Pilgrim vs. la industria musical

scottpilgrimPues sí, estamos ya entrados en la segunda década de la aventura musical que nos propusimos (el 30 de Enero de 2010 cumplimos los primeros 10 años) y noto que hemos dejado de ser un poco lo que intentábamos ser: principalmente un medio para propagar la música que no se escuchaba normalmente en la radio, al mismo tiempo que compartíamos los descubrimientos musicales, la idea era divertirnos. Todavía programamos mucha música de manera casi exclusiva, sin embargo ocurren varias cosas al mismo tiempo: el compromiso sigue, incluso en muchas ocasiones la diversión, pero algunas cosas han cambiado aunque sea ligeramente (creo que hablo hasta cierto punto por todos quienes hemos pertenecido al proyecto en algún momento, mientras escribo este post) y las trataré de describir:

El trabajo de la revisión de la música que nos llega ha sido arduo y prácticamente se vuelve un esfuerzo de uno a medida que rotamos productores del programa (Chuy y el Grillo están en la Ciudad de México y Charly no colabora en esta actividad). En el último año, nuestra actividad en este rubro (ver blog de Reviews) fue prácticamente nula. Creo que la actitud que captamos hacia el álbum ha sido factor, pero además nos sobrepasó la carga.

La música independiente afortunadamente no es exclusiva del programa y su difusión es cada vez más notoria. Bandas que van desde Arcade Fire, pasando por Phoenix y varios otros casos comienzan a hacerse de reconocimiento más allá del underground independiente y, por tanto, al menos en lo que es Pop Indie, o Rock Indie -si es que lo quieres clasificar de alguna forma- ya hay varios programas programando este tipo de música: ¡Qué fortuna!

Las bandas independientes han cambiado sus esquemas (la mayoría en forma no muy exitosa comercialmente hablando en medio de la transición de una industria poco creativa y en extremo ambiciosa que no sabe cómo enfrentar y encontrar modelos para el Siglo 21) tratando de encontrar modelos que los mantengan sobreviviendo mientras hacen música. Esto mientras los monstruos del mainstream también sufren cambios. El número de bandas independientes amateur, semi profesionales y profesionales (éstos últimos que sólo se dedican a la música de tiempo completo) ha crecido y el conocerlas y llegar a su música es increíblemente fácil: nos inundamos de música de todas partes del mundo de maneras antes no concebibles. El asunto ahora es la capacidad de escuchar más música entre todo lo que existe: el tiempo sigue siendo  un activo finito, perecedero y escaso a medida que la oferta musical se expande.

El álbum como concepto existe, pero es más importante tener éxitos basados en sencillos (siempre ha sido así, pero es posible que hoy día esta situación se exacerbe en comparación con lo que pasaba entre 1966-1976 y más allá, por ejemplo donde el álbum podía concebirse como un todo y no como la suma de partes) y esto ayudado por el cambio en la apreciación musical en donde el papel de la música pasa a ser en muchos casos más un soundtrack ambiental para la película de tu día a día (ver siguiente párrafo), y el álbum sufre un cambio que quizá todavía no hemos captado al 100%.

El radio sigue siendo escuchado, sin embargo, compite con la abierta y pasmosa capacidad de bajar archivos de música: como bien insinúa Steven Wilson: el rito de ahorrar dinero para comprarte tu vinil, cassette o CD y dejarlo transparente de tanto tocarlo, apreciándolo, aprendiéndote las letras y casi memorizando ha dado lugar a la colección de una serie de canciones en muchos casos aisladas y, sobre todo para los que bajan de manera gratuita (sea legal o ilegal el proceso) música, muchas veces nunca escuchadas, porque se quedan en el inmenso playlist de un iPod cambian el propósito de la música de llegar a encerrarte al cuarto para colocar con el menor ruido ambiental de casa el disco a todo volumen a tener un soundtrack en el background en todo momento, mientras vas en el transporte, a veces incluso durante las clases, mientras caminas, mientras haces ejercicio, etc.

Nótese que no estamos tratando de juzgar si la situación actual es mejor o peor, prefiero que consideremos que las cosas así son y actuar en consecuencia.

Estamos conscientes de que el programa que transmitimos por la radio es uno de nicho: se programa demasiado tipo de música y en nuestro manual, eso es excelente, aunque también sea difícil que algunos amantes de ciertos géneros nos puedan seguir: los metaleros no necesariamente van a aguantar un programa de electrónica house o ambient, o incluso uno de indie pop. Igual, aquellos que llegan a escucharnos en un programa con música folk-celta puede no soportar un programa donde recorremos el metal y se incluye algo de trash.

Estoy convencido, sin embargo, que la apreciación musical no se puede lograr sin un poco de tolerancia, “práctica”, o sea escuchar, escuchar y escuchar y la experiencia mejora si se es acompañado… éste acompañamiento es parte de nuestro propósito.

Aceptamos que, con todo y tolerancias, no hemos sido capaces de aceptar algunos géneros en estos 11 años: ni el Tex-Mex, ni la banda, ni el grupero, ni el RAP/Hip-Hop, ni el Country industrializado, ni el Pop industrializado (Lady GaGa, los Justines, Jonas, Britney, Christina y cualquier otra cosa prefabricada), que aunque pegajoso en algunos casos, no sería material para un programa a menos que quisiéramos explorar la comercialización de la música. Agreguen que la gente en su gran mayoría está más interesada en la vida personal de los artistas que en la música, dada la cultura del Reality que trastocó lo que acostumbrábamos escuchar, ver y enterarnos.

Con todo esto, habrá mucha tarea por hacer en este año:

  • Retomar con más entusiasmo la promoción de la música “que difícilmente llega a la radio”, por lo que esperen más variedad incluso dentro de un mismo programa… déjense acompañar, el viaje es interesante y divertido. Pocos programas de radio o sitios como éste los llevarán a lugares tan distintos y que valga la pena explorar… traten de adquirir el gusto por los géneros que menos les apetecen y descubran un mundo impresionante de variedad musical.
  • Trabajar con más conciencia en nuestros distintos blogs, enfocándonos en la promoción de la música, el apoyo brutal a los músicos, siendo quizá más críticos y comenzando a colocar la música que ha llegado y que tiene puntos a mejorar o que de plano no caben en lo que manejamos. Quizá con el tiempo podamos llegar a apreciar algunos géneros más. Habremos de redoblar esfuerzos por las reseñas de obras musicales.
  • Respetar -como siempre y más- a los músicos:  poniendo énfasis en la música y no en actividades personales que no aporten al desarrollo musical.
  • Participar, dado lo anterior en publicaciones que puedan dar a conocer a las bandas y sus obras de manera más amplia (por lo pronto Wikipedia en Español es uno de los objetivos: veremos qué tal nos va).
  • Ser más reflexivos en cuanto al estado de la música, su futuro y ser “curadores” de lo que se crea, dado el programa, pero sobre todo de aquello que con esfuerzo se nos envía.

Esperemos a ver los resultados,

_____
Written while listening to

Tame Impala – Innerspeaker, 2010
Porcupine Tree – Recordings, 2010 edition
Orphaned Land – The Never Ending Way Of ORWarriOR, 2010
Oysterhead – The Grand Pecking Order, 2001
blur – Leisure, 1991

Nonlinear Music Map: Un pequeño proyecto

Descubrí prezi (http://prezi.com) hace una semana. ¿En qué pensé? En música, para variar y para ver hasta dónde me lleva esta herramienta.

Aquí va un pequeño ejemplo. Si lo llegamos a completar, lo publicaremos con bombo y platillo.

Salud!

http://prezi.com/bin/preziloader.swf

Mi soundtrack de septiembre

Como siempre Octubre (mi mes favorito, en mi ciudad natal, era el mes de los vientos, pocas lluvias y el clima más templado) seguro traerá buenas cosas en la música aunque estaremos dedicados a lo clásico (y a finalizar el Septiembre Patrio que se vió interrumpido por algunas gotigas de agua). Hace un año, andaba adquiriendo a Mastodon, Muse y Porcupine Tree, sin embargo escuchaba más lo indie…

En esta ocasión sigue creciendo la crisis de la industria y musicalmente hablando las cosas se ven cada vez peor. Ya hasta compro en iTunes más de lo acostumbrado, aparte de mi suscripción en otro sitio. Sin embargo siguen saliendo cosas totalmente disfrutables, el pasado mes y entre otros gracias a Rasputin Music en San Francisco, les va un excelente soundtrack:

  • Tracy Bonham [US]
    Masts Of Manhatta (2010)
    “When You Laugh, The World Laughs With You”
    El arranque con los tristes violines que se va conviertiendo en una rara alegría con la voz de la violinista neoyorquina envolviendo
  • The Acorn [CA]
    No Ghost (2010)
    “Cobbled From Dust”
    Los canadienses reafirman, evolucionan y establecen lo que se puede hacer con la fusión de indie, folk, sensaciones electrónicas, instrumentos y todo lo que te pueda funcionar para hacer música.
  • The High Violets [US]
    Cinéma (2010)
    “The City”
    Excelente regreso, obvio que la voz de Ni Donovan sobresale, pero el shoegaze de la banda está al máximo.
  • Engineers [UK]
    In Praise Of More (2010)
    “Las Vega”
    Con sólo una semana, ya tengo “rayado” el disco de Engineers. Este es un track tranquilísimo pero no por ello menos excelente dentro de todo el disco. Vale la pena y mucho.
  • Air [FR]
    Moon Safari (1998)
    “La Femme d’Argent”
    Nada que decir… sólo para escuchar
  • Modest Midget [NL]
    The Great Prophecy Of A Small Man (2010)
    “Here I Go” + “Baby”
    Una mezcla de psicodelia, progresivo y alternativo para el que estoy esperando que pasen los programas ya pre-establecidos en Septiembre y Octubre para presentar. Vale la pena.