NME Awards 2011

Hace unas horas terminó la premiación de los NME Awards.

Va el link: http://www.nme.com/awards

Con los que me divierto más:

  • Worst Band: Jonas Brothers
  • Worst Album: My World (Justien Bieber)
  • Least stylish: Justin Bieber

Los interesantes

  • John Peel Award for Innovation: Crystal Castles (no sé si comparto)
  • Philip Hall Radar Award: The Naked And Famous (a estar pendientes)
  • Best New Band: Hurts
  • Godlike Genius: Dave Grohl (no creo compartirlo)

“La piratería no está matando a la industria”: Ed O’Brien

El guitarrista de Radiohead, miembro fundador y parte de la mesa directiva de FAC, no está de acuerdo en los alegatos de la industria que insiste en que la piratería está matando a la industria y sigue proponiendo manejar nuevos esquemas… Entre ellos, el BAJAR los precios de la música, hacerlos más accesibles y encontrar otros esquemas para beneficiar a artistas y lo que mueve a la industria, que ¡Está cambiando!.

Parece que hay quienes razonan… Algunos, sin embargo, atacan edobrien_sma O’Brien y quienes opinan igual, pensando que como son músicos establecidos, les es fácil opinar al respecto.

Creo que vale la pena escuchar voces como las de Ed O’Brien… el punto es encontrar rápidamente (y se puede hacer) nuevos esquemas, dejar a un lado la avaricia y encontrar los medios inteligentes de poder hacer que un músico viva bien, que quienes trabajan en la cadena de generación de una obra musical (que pronto quedará en la mera música, pues la distribución, el arte y otras cosas más se transformarán) puedan lograr una vida digna y, finalmente, que los que queremos a la música podamos disfrutarla correctamente y colaborar en el bienestar del músico y quienes los ayudan.

Fuente: NME.com

Se ha cobrado mucho por la música…

En entrevista con NME. Frank Black (lider de Pixies), habla sobre la situación de los músicos actualmente (estando de gira con su actual banda, Grand Duchy).

Se narra lo que hemos comentado en el programa, pero que falta desarrollar por estos rumbos del blog de noticias, en donde el dinero para los músicos parece estar actualmente en las giras y conciertos. Dado que muchos músicos ven esto como el factor de ingreso, contra la venta de discos, resulta -y es impresionante- que TODOS andan de gira, compitiendo unos con otros por nuestro dinero para acudir a un concierto.

“Creo que lo que debe suceder es que todos debemos acostumbrarnos a hacer menos dinero y cobrar menos dinero”, “Creo que las cosas se deberán convertir en algo así como un mundo de 5 dólares y no uno de 25, 50 o 150 dólares, donde la gente diga: Voy a pagar 5 dólares por la camiseta, para ver a alguien o por el disco”.

Lo curioso es que Black hace su declaración en el entendido de que Pixies está por sacar un box-set de toda la carrera (en donde la edición limitada podría llegar a costar hasta USD 450 precio de lista) e indica que eso es parte de la investigación de lo que la gente podría estar dispuesta a pagar por el producto en cuestión.

Finalmente, la declaración importante se da hacia el final de la nota: “Creo que todos deberían vender el producto que quieran al precio que quieran, pero en última instancia, es el mercado el que dirá ese precio. Las disqueras han sobrecargado a la gente demasiado tiempo y ése es la causa del problema en el que están. Ellos crearon esta situación porque fueron un poco avariciosos”

¿Un poco? Francamente es un escándalo el enriquecimiento de las disqueras y conociendo otras declaraciones de Black el tono debe haber sido hasta UN POCO sarcástico. El hecho es que curiosamente este tema de los dineros y de lo que debería costar un producto (que pretendemos tenga un componente artístico importante) finalmente es otro de los puntos que por aquí hemos comentado en varias ocasiones.

Se agradecen los comentarios de Black, mientras seguimos dándole vuelta a ese modelo que se puede buscar. Un esquema en donde el mundo ya está sobrepoblado y es posible obtener lo suficiente para una vida digna con productos con precio razonable vendidos a un numero importante de compradores es una opción a revisar.

Seguiremos viendo si la sobreoferta de conciertos no se vuelve pronto en otro problema a atender por las bandas.

La nota en NME